Cultura
Leyendo
En Streaming: pero seguimos viendo televisión
0
Cambiamos el cable de la televisión por el de Internet, pero seguimos viendo televisión. Hacemos un recorrido por algunos proveedores de OTT (over-the-top content) como Netflix, Hulu y Amazon, para ayudarte a comparar y decidir.

Cuando el plan de negocios no funciona, no te olvides de la idea. Cuando te consigas con obstáculos en el camino, busca otro camino, pero sin perder el objetivo. Esa parece ser la moraleja detrás de la increíble historia de Netflix, que comenzó siendo un servicio para alquilar DVDs que llegaban por correo, los veías y luego los devolvías de la misma forma. Si, por muy descabellado que suene hoy, hace 20 años no teníamos las velocidades de streaming que hay ahora. Y aunque se soñaba con llegar a lo que tenemos hoy, donde la parte más importante de la distribución de contenido se hace a través de Internet, no se tenía certeza de cuando iba a ser, cómo iba a ser, ni lo inmenso que sería.

Hoy la televisión por Internet está sustituyendo al concepto tradicional de la televisión lineal, esa donde el horario en el que veíamos los programas lo escogía otro, donde teníamos que escoger entre uno de dos programas que eran competencia y se ubicaban en el mismo horario, esa que además estaba fija en una habitación. Hoy es el usuario el que elige lo que quiere ver, a qué hora lo quiere ver, e inclusive dónde: en su casa, en el camino a la escuela o a la vuelta del trabajo en su móvil. Algunos dudan de esto y dicen que al menos las noticias y los deportes se deben seguir viendo en la televisión tradicional, pero cada día somos menos dependientes del noticiero de las 6, y preferimos seguir la información a través de redes sociales, y quizá de allí saltar a una transmisión en streaming de nuestro noticiero favorito (o a la transmisión tradicional, claro). En cuanto a los deportes, es casi seguro que los próximos grandes eventos deportivos (Olimpíadas, Copa Mundial de Fútbol, etc), se disfruten a través de una app, no importa si el dispositivo que escojas en ese momento es una pantalla de 60″ o tu teléfono móvil, muy probablemente será en streaming de alta definición. Steve Oetegenn, Presidente de Verimatrix, en el más reciente NexTV CEO Summit al que asistimos en Miami Beach en noviembre de este año, dijo que “la gente está sustituyendo el cable de la TV por el de Internet, pero igualmente están viendo televisión, es lo que los proveedores de servicios y creadores de contenido deben aprovechar”.

“la gente está sustituyendo el cable de la TV por el de Internet, pero igualmente están viendo televisión, es lo que los proveedores de servicios y creadores de contenido deben aprovechar”. Steve Oetegenn, Verimatrix.

Hoy se han multiplicado las opciones, los dispositivos para disfrutar del streaming, (Apple TV, Google Chrome, Amazon Fire, Roku entre otros), los servicios que nos permiten hacerlo con su muy específica curaduría de contenido (Netflix, Hulu, Amazon Video, VIVOplay, entre otros), que además cuentan con producciones propias de gran éxito, que incluso arrasan en las premiaciones más importantes, dejando atrás a grandes casas productoras y estudios con tradición.

La televisión social está aquí desde hace rato, y es que hemos intercambiado la conversación en la oficina para comentar lo que vimos el día anterior en televisión (o cable), por la conversación en todo momento, incluso durante la transmisión de los programas en vivo, en redes sociales. Twitter nos dice de que se habla a través de los Trending Topics y sus recién estrenados Moments. Los grandes eventos deportivos y espectáculos que atraen la sintonía de millones, nos llevan a conversar y compartir nuestras impresiones con amigos, conocidos…y hasta desconocidos con los que nos une la afición por ese programa en particular, llámese Game of Thrones, House of Cards, The Good Wife, la entrega de los premios Oscar, cualquier partido de la Copa Mundial de la FIFA, y un largo etcétera. Internet ha enriquecido la forma como vemos televisión, y ahora no solo esperamos la semana siguiente para ver el nuevo episodio de ese programa que nos gustó, sino que probablemente veamos la temporada completa de una sola sentada, y vayamos a un servicio como Netflix para ver temporadas anteriores y recomendaciones de programas o películas similares.

Screen Shot 2015-11-03 at 1.28.47 PM

Netflix

El plan de negocios original de Netflix no funcionó, pero su idea era la misma que hoy: alquilar películas a través de Internet. No existía la tecnología para que tuviera éxito en ese momento y su negocio se convirtió en una venta de DVDs por correo, algo que ni era su concepto ni estaba en el plan (de paso suponía competir con Amazon y tiendas por departamento como Target y Walmart que ya lo hacían y muy bien). Decidieron apegarse al concepto, buscar el camino para superar el obstáculo (y esa es la vida del emprendedor, aunque su principal obstáculo sea que les incomoda el fracaso), y hacer que el alquiler de películas por Internet funcionara. 70 millones de suscriptores después, podemos decir que lo lograron, o al menos están muy encaminados. Para Eduardo Stigol, CEO de Inter (proveedor venezolano de servicios de cable y acceso a Internet), la gran diferencia entre Netflix y la televisión tradicional se centra en el llamado “binge watching”: puedes sentarte a ver toda una temporada de tu serie favorita de una sola sentada. Su costo va de los 7,99 a las 11,99 mensuales, dependiendo de cuántas pantallas quieras usar el mismo tiempo y si tienes HD o Ultra HD.

Sin embargo, producciones originales como House of Cards, Orange is the New Black o Sense8 son muestras de la calidad de producción que puede desarrollar Netflix, reconocida no solo por la audiencia (que las ve y las comenta en redes sociales), sino además por la crítica y las academias que anualmente premian la excelencia: se roban las nominaciones y premios como los Emmy, Golden Globe y más. Este año lanzaron su primera apuesta cinematográfica, Beast of No Nation, protagonizada por Idris Elba (The Avengers, Thor, Luther), dirigida por Cary Fukunaka (True Detective), y ya ha recibido grandes halagos de parte de la crítica en el festival de Cine de Venecia.

Hulu

Nació como un servicio de televisión en streaming, soportado en parte por publicidad (aunque mucho menos comerciales que la TV tradicional)  propiedad de NBC Universal y News Corporation (con programación de ABC, NBC, FOX y Disney), con videos en formato flash video (en una resolución un poco menor a la que ofrece la TV tradicional, pero superior a la que ofrece YouTube), con un costo de 7,99 al mes. Ofrece acceso casi inmediato a la programación tradicional de los principales canales de señal abierta de EEUU (menos CBS), y programación original como The Mindy Project (que recuperaron luego de su salida del aire en ABC), o la que es llamada la mejor comedia de la temporada de otoño en EEUU, Casual. Hulu Plus, ofrece la misma programación pero sin cortes comerciales, por 11,99.

Ah, y si se lo preguntaban, su nombre proviene de un proverbio chino mandarín (宝葫芦), que significa “dueño de cosas preciosas”.

Amazon Prime Video

El servicio de streaming de video de Amazon se ha convertido en un jugador importante en el mercado. No solo por su catálogo de películas y series de televisión, sino también por sus producciones propias. Transparent, ganadora del Golden Globe como Mejor Serie de Televisión, Musical o Comedia (primera serie en streaming que obtiene este premio), y Jeffrey Tambor lo recibió como Mejor Actor, además del Emmy ese mismo año. En este mes de noviembre estrenan otra producción propia, The Man in the High Castle, basada en la novela de historia alternativa de Phillip K. Dick, y como es costumbre en los servicios OTT, dieron un adelanto de los dos primeros capítulos, unos 15 días antes del estreno.

Amazon Prime Video es uno de los servicios incluidos en la membresía de Amazon Prime, con un costo de 99 dólares anuales y que incluye música, video y descuentos en envíos (y tiempos de envío especiales) de Amazon.com

VIVOplay

Otro servicio OTT que probamos es VIVOplay, en palabras de su CEO y fundador, Carlos Hulett, “no solo transmitimos sino que producimos contenido propio, la idea es que el usuario tenga una experiencia televisiva de productos generados desde Latinoamérica”, agrega que la idea es que cualquier Latinoamericano que viva en cualquier lugar del mundo “pueda disfrutar de lo mejor de la televisión hispana sin impontar el lugar donde se encuentre”. VIVOplay fue desarrollado en Octoshape y funciona en Smart TV, iOS y Android, en Chromecast o FireTV, así como en cualquier browser, (se promocionan como “información y entretenimiento en todas tus pantallas”) y tienen un costo de menos de 7 dólares al mes. Con oficinas en Caracas (Venezuela) y Miami (USA), el foco principal de la producción propia de VIVOplay se centra en los programas de noticias, y se apoyan en una plataforma de redes sociales que los hace destacar como el canal con más horas de cobertura al día en redes sociales, generando una comunidad que obtiene el titular en Twitter o Facebook, y luego entra desde su dispositivo móvil o su Smart TV a ver la noticia en video, tanto en vivo como en la galería on demand.

YouTube Red

Originalmente lanzado como YouTube Music Key, un servicio que te permitía hacer streaming de música y videos musicales de YouTube sin avisos comerciales, fue rebautizado por Google como YouTube Red y lanzado en octubre de 2015. Básicamente te permite ver cualquier video que esté en YouTube sin avisos comerciales (no aplica para contenido pagado como canales y alquiler de películas y series de TV que haces a través de la plataforma). Además, puedes descargar esos videos, verlos offline y también escucharlos con la pantalla de tu dispositivo móvil apagada (por ejemplo, cuando vas manejando o estás haciendo ejercicio). Funciona en las apps de YouTube de iOS y Android, Chromecast, Apple TV, todas las consolas de juegos, todas las versiones de Roku y casi todos los Smart TVs. Tiene un costo de 10 dólares al mes.

Probablemente sea el gran ganador en el largo plazo, por una razón muy sencilla: la gente ya está en YouTube. Además, lo usamos todos los días y no tenemos que aprender a usar su interface, no hay que tener un dispositivo especial, casi cualquiera puede ser proveedor de una producción en YouTube y la gran mayoría ganar dinero por ello. De paso, es el segundo buscador más usado en el mundo, sólo superado por Google, (y son propiedad de la misma compañía: Alphabet).

 

En todos los casos, estos servicios cuentan con períodos de prueba de una semana, 15 días o un mes, que te permiten disfrutar de la experiencia completa, sin restricciones, para que pruebes cuál se adapta a tus necesidades y presupuesto. En muchos casos y dependiendo del tipo de contenido que quieras disfrutar, vas a tener una combinación de servicios, y aunque uses uno más que los demás, no vas a usar uno exclusivamente. Sin duda que Internet ha cambiado la forma como vemos televisión y ha enriquecido la experiencia, pero si hay algo seguro, es que seguiremos viendo televisión por mucho tiempo. Click.

 

Diccionario Robot:
OTT: Over-the-top content (OTT) se refiere a la transmisión de audio, video, y otros medios a través de Internet por canales que no están bajo el control de los operadores que manejan la distribución.

¿Cuál es tu reacción?
Increíble!
0%
Interesante
0%
Bueh...
0%
¿Qué?
0%
#
0%
Un desastre
0%
Acerca del autor
Guillermo Amador Bograd
Guillermo Amador Bograd
Guillermo Amador es arquitecto, blogger, podcaster y foodie. Es el Director de la agencia Dospuntouno y Editor de Robot.
Comentarios

Deja un comentario