Tech
Leyendo
Apple no piensa hacer una laptop con touchscreen
Screen Shot 2016-11-16 at 4.09.23 PM
64 34 0

Apple no piensa hacer una laptop con touchscreen

por Alfredo Octavionoviembre 16, 2016

Esa, creo yo, es la lección más obvia cuando uno empieza a usar la MacBook Pro Retina con Touch Bar. Por cierto, ¿Qué pasó con la gente que le buscaba nombres a los productos de Apple? ¿Era solo Steve Jobs? A mi no me gusta el nombre de MacBook, pero el nombre de esta ultima es simplemente ridículo.

He estado usando una MacBook Pro de 13 pulgadas por cerca de una semana, en su versión con el Touch Bar. Mis impresiones iniciales de la maquina son que apreciablemente más pequeña que las anteriores y que la pantalla es excelente. Esta MacBook Pro es de las más rápidas gracias a los avances que ha hecho Apple con los discos de estado sólido (SSD). Son cuatro veces más rápidos que los anteriores.

La cantidad de opiniones y revisiones sobre está laptop que existen en Internet y mi intento por no repetir palabras de otros hacen que este escrito solo contenga mis observaciones más personales, tocando sobre los cinco cambios más dramáticos que introduce esta MacBook Pro.

Screen Shot 2016-11-16 at 4.08.51 PM

Sin lugar a dudas el primero es la calidad de Sonido. Las MacBooks anteriores tenían, en el mejor de los casos, unos altavoces aceptables. Siempre con escasa separación estéreo. Esta versión mantiene, por supuesto, la poca separación de estéreo, debido a lo pequeño de la laptop, pero la calidad del sonido ha mejorado enormemente. Tanto en volumen como en brillantez, tanto así que ahora es perfectamente posible utilizar los altavoces de la MacBook para escuchar música.

El segundo es el teclado. Distinto a los anteriores es un descendiente del introducido en la MacBook a secas, conocida como la MacBook Uno, ya que posee un solo puerto. Este teclado, que Apple llama segunda generación del mecanismo mariposa (buen nombre para una banda de Rock alternativo), posee muy poco desplazamiento, pero extrañamente produce considerable ruido, que, por desgracia, suena plástico y artificial. Yo no creo tener problemas usándolo, pero a otros, acostumbrados a teclados más mecánicos, puede terminarles siendo difícil.

El tercero son los puertos USB C, que son los únicos con los que cuenta está MacBook Pro, aparte de, irónicamente, un puerto para audífonos. La MacBook posee cuatro puertos USB C, aunque extrañamente no son todos iguales. Los puertos del lado derecho, tu derecha según miras la MacBook frente a ti, son más lentos (comparten un bus PCIe para los entendidos) que los del lado izquierdo (que tienen un PCIe independiente para cada uno). En todo caso, la velocidad de los más lentos debe ser más que suficiente para la mayoría de las aplicaciones de un usuario profesional.

Screen Shot 2016-11-16 at 4.11.27 PM

Un problema muy comentado de estos puertos es que uno va a tener que andar con adaptadores para conectar cualquier accesorio, sea un USB Drive o una pantalla. Este problema es real, pero temporal. Si, es un fastidio tener que buscar el adaptador para conectar un simple Thumb drive, pero al final esto pasara porque USB C es el futuro.

Cualquiera de estos puertos puede usarse para corriente. La MacBook toma corriente del puerto que mayor voltaje le provea. Sin embargo, el problema del USB C es que es lento de iniciar, probablemente debido a la versatilidad. Uno enchufa la corriente y no hay ninguna luz en el cable, que si existía en el conector MagSafe anterior, que indique que la MacBook está cargando. Ir inmediatamente a revisar el estado de la batería en la barra de menú produce la inexplicable respuesta que la batería no está cargando, aunque la potencia sí viene del cargador. Hacen falta un par de minutos para que la batería comience a admitir que está cargando, incluso más tiempo si el cargador no tiene suficiente potencia. Lo mismo ocurre con la conexión de monitores, acostumbrados a la velocidad de Thunderbolt (alias Display Port) o incluso a HDMI, el USB C tarda en decirle al monitor que debe empezar a funcionar. No dudo que esto producirá hilaridad en más de una sala de conferencias.

Si esto fuera el total de mi critica a USB C quedaría bastante satisfecho. Pero, a pesar de ser reversible, USB C es uno de los conectores que más difícil me ha resultado de conectar, HDMI es más difícil, pero eso es una comparación insultante para un conector reversible. Por la posición de los puertos tratar de poner un cable sin verlo es casi imposible. Verlos tampoco es fácil si uno está sentado en una silla frente a un escritorio. En particular, la dificultad de poner a cargar la máquina, comparada con el placer y la satisfacción que producía el MagSafe, es realmente, y sin duda, un paso atrás. Si USB C es el futuro, el futuro está sobrevalorado.

La cuarta novedad es Touch ID. Tanto para ingresar como para poner la contraseña para instalar algo, Touch ID es una solución sin igual. Es aún mejor que en el iPhone o iPad, ya que no falla nunca. No tiene sentido entrenar más de un dedo. Pones el dedo en el sensor y ya está. La única crítica es que no funciona en todas partes. En particular, las aplicaciones de terceros deben esperar a recibir una actualización para utilizarlo. Al igual que en iOS, no funciona después de reiniciar el teléfono. Junto con la posibilidad de permitir el ingreso a tu cuenta de usuario a través del Apple Watch, se han reducido considerablemente los momentos en los que debes ingresar tu contraseña.

La última novedad es la más cacareada, está hasta en el nombre, hablo, por supuesto, del Touch Bar. Yo no lloro la desaparición de las teclas físicas y mucho menos la de las teclas de funciones, que hace tiempo habían perdido su función. Pero el Touch Bar requiere de una evolución en software que apenas está empezando. Es muy obvio que Apple considera que la pantalla del laptop con su posicionamiento vertical no es ideal para ser tocada, aparte que esto requeriría un rediseño de macOS que va contrario al uso tradicional de apuntador que se mueve con mouse o trackpad. El touch va a quedar en donde está, en la superficie horizontal de la laptop donde uno hace input. ¿Por qué no convirtieron todo el teclado en una pantalla manejada por una versión de iOS que permitiera adaptarse a cualquier cosa que uno estuviera haciendo? Probablemente porque ni nosotros, ni la tecnología estamos listos para ese cambio.

Screen Shot 2016-11-16 at 4.11.36 PM

Por ahora, el Touch Bar provee una funcionalidad limitada a las aplicaciones que lo soporten y lo utilicen. Esta muy bien poder controlar la música de iTunes desde allí, pero no te sirve de nada si escuchas Spotify o Google Music, al menos hasta que estos hagan cambios. Sin embargo, encontré el Touch Bar bastante útil, por ejemplo, utilizando Safari, donde muchas cosas para las que antes utilizaría el trackpad, ahora pueden lograrse con presionando un botón en una pantalla manejada por una versión de iOS (de watchOS si queremos ser precisos).

Me he visto forzado a reentrenar la posición de mis manos cuando uso el trackpad, pues inconscientemente, apoyaba ligeramente mis dedos de la mano izquierda sobre la tecla escape. Mientras la tecla era física esto carecía de importancia. Ahora un ligero toque produce resultados desconcertantes, que distraen de las tareas a realizar. Un pequeño sacrificio por la esperanza de una tecnología que esperamos se desarrolle de manera aceptable. Como muchas tecnologías de Apple es prematuro emitir una opinión sobre el Touch Bar, ¿terminará como el Watch, de utilidad limitada, o será como el Pencil, cada día proporcionando mayor funcionalidad y satisfacciones?

La línea de MacBook de Apple esta un poco desquiciada. Tanto en precio como en prestaciones está llena de modelos que no está claro que cumplan una funcionalidad bien pensada. Creo que gran parte de la razón es que los viejos compromisos que implicaba una portátil han desaparecido. En la MacBook Pro tienes una laptop de poco peso y tamaño, con suficiente potencia para hacer, casi, cualquier cosa. No queda claro para que existe la MacBook (un poco más pequeña, mucho menos potente) y tampoco se le ve lugar a la Air, con una mala pantalla a un precio bajo, pero no bajísimo. Sin lugar a dudas, está es una MacBook Pro estupenda, con un tamaño extraordinario, una pantalla increíble y una velocidad sin parangón. Tiene un par de defectos que resultan especialmente recalcitrantes si se piensa que la solución anterior era superior (¡MagSafe!), pero es sin duda un gran avance en un área donde ya debemos ver pocos avances y menos de parte de Apple. Si necesitan un laptop con macOS, este es el momento de comprarse un MacBook Pro (Retina y con Touch Bar).

¿Cuál es tu reacción?
Increíble!
100%
Interesante
0%
Bueh...
0%
¿Qué?
0%
#
0%
Un desastre
0%
Acerca del autor
Alfredo Octavio
Alfredo Octavio
Alfredo Octavio es Matemático, emprendedor e inversionista (angel), co-host y productor del podcast Robot y parte del Comité Editorial.
Comentarios

Deja un comentario