Tech

Bitcoin, innovación financiera, y ejemplos de lo que es posible cuando el dinero es “inteligente”.

Carlos acaba de llegar de Venezuela a Miami, dadas las limitaciones cambiarias impuestas a los Venezolanos por el gobierno de turno le...

Ángel León Written by Ángel León · 8 min read >

Carlos acaba de llegar de Venezuela a Miami, dadas las limitaciones cambiarias impuestas a los Venezolanos por el gobierno de turno le han permitido traer consigo solo unos cientos de dólares para gastar con su tarjeta de crédito Venezolana. Carlos le comenta a su primo Steven que lo vino a buscar al aeropuerto sobre como un gobierno totalitario puede llegar a impedirle a sus ciudadanos algo tan fundamental como poder gastarse el dinero que tanto esfuerzo le ha costado ganarse.

“¡Uds.. lo que necesitan es Bitcoin! ese es el problema de la banca centralizada, tu no deberías tener que pedirle permiso a nadie para hacer lo que tu quieras con tu dinero.”

“¡Uds.. lo que necesitan es Bitcoin! ese es el problema de la banca centralizada, tu no deberías tener que pedirle permiso a nadie para hacer lo que tu quieras con tu dinero.” le dice Steven a Carlos “es más chico, abre tu teléfono ahí, abre el Google Play Market y busca por Bitcoin”, 2 minutos después Carlos tiene instalado de gratis en su teléfono un app llamado “Mycelium”, es lo que se le conoce en el mundo Bitcoin como una “cartera virtual”
“Ahora tienes un banco en tu teléfono, este es tu número de cuenta. Dale ahí donde dice ‘Recibir’, te voy a enviar un dólar para que veas.” le dice Steven a Carlos. 5 segundos después Carlos ve que el balance en su cartera dice “$1.00 (no confirmado)
“Wow! que rápido! Pero mira Steven, que es eso de ‘no confirmado’?” le pregunta Carlos a su primo.
“Sabes cuando uno te deposita un cheque a tu cuenta bancaria, en cuestión de horas sale en el balance, pero es solo como 48 horas después que puedes gastar el dinero?… bueno, esto es lo mismo, pero en vez de 48 horas, solo tienes que esperar como 10 minutos para poder gastar el dinero recibido.”
Steven envió USD $1 y pagó USD $0.02 (2 centavos) por hacer la transacción, lo más interesante es que pudo haberle enviado a Carlos cualquier cantidad, USD $100.000 o $100.000.000 y hubiese tenido que pagar los mismos 2 centavos por costo de transferencia, sin preguntarle a nadie, sin explicarle nada a nadie, sin tener que saber la cédula de carlos, ni su dirección, ni número de enrutado, ni número de teléfono, ni la dirección de su banco… todo lo que necesitó saber, fue el número de cuenta Bitcoin a donde enviar el dinero.
Carlos y Steven no tenían que estar en el mismo lugar para hacer esta transacción, Carlos estando en Venezuela pudo haberle enviado el numero de cuenta a Steven por correo electrónico o por mensaje de texto. Esto tiene grandes implicaciones en el mundo de las transferencias bancarias internacionales y en el intercambio de bienes y servicios a una escala global.
Ahora un empresario en España puede hacer negocios con fabricantes de materia prima en otras partes del mundo, y pueden saltarse intermediarios financieros que imponen infinidad de reglas dependientes de las condiciones geopolíticas de sus países, tarifas de transacción bancarias, tarifas de control de cambio, y lo mejor de todo, las transacciones pueden realizarse las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días del año, no hay días bancarios, y todo ocurre de forma instantánea, esperando solamente unos 10 minutos a que el dinero se haga 100% liquido.
Lucía quien tiene una tienda en el Dolphin Mall en Doral, le compra mercancía semanal a su proveedora en Calcuta, cada vez que necesita agregar una nueva proveedora para hacer transferencias bancarias, el proceso le toma al menos unos 15 minutos si es que tiene ya todos los datos de la cuenta en La India. Cuando va a hacer transferencias, en gran cantidad de ocasiones el banco le tranca la transferencia internacional por motivos de seguridad bancaria, haciendo que sus transacciones tarden hasta una semana. Cuando Lucía se enteró de Bitcoin le comentó a su proveedor en Calcuta, y este al sacar cuentas más ahora le dice a todos sus clientes que les ofrece descuentos si hacen negocios directamente en Bitcoin, no más retrasos para hacer los envíos, no más perdidas en costos de transferencia y costos ocultos en tasas de cambio.
A pesar de que Lucía paga unos $20 dólares por enviar dinero de la forma más rápida disponible por la industria multitrillonaria bancaria, y que su proveedora en Cairo ademas paga por recibir una suma similar a su banco Indio, el proveedor termina perdiendo aun más dinero dada la tasa de conversión que por supuesto le conviene al banco en Cairo quien le deposita Rupees y se queda con los dólares.
Josefina quien trabaja en una oficina en Brickell es más joven que Lucía, su madre vive en Bogotá y no necesita enviar USD $20.000 semanales a ningún negocio, ella solo necesita enviar entre USD $500 a USD $1000 mensuales para ayudar con los gastos de su madre, sus amigos le han comentado de Xoom.com, un servicio de envíos de dinero que le permite depositarle directamente a la cuenta bancaria en Bogotá a su mamá.
Josefina tiene que pagar unos $15 por la transferencia, la cual se hace efectiva en la cuenta de su madre 24 horas después en el mejor de los casos. Pronto Josefina conocerá a Carlos en su fiesta de bienvenida, quizás hablarán de Bitcoin y ahora podrá enviarle dinero a su madre directo a su teléfono, en cualquier cantidad, de forma inmediata por solo 2 centavos.
Antes de Bitcoin, si yo quería enviarle dinero a los escritores de mis publicaciones en linea en Caracas, tenía que conseguir alguien dispuesto a comprar cierta cantidad de dólares al precio del mercado paralelo, y luego esta persona tenia que hacerme el favor de depositar el dinero en bolívares a cierto numero de cuentas, toda una pesadilla. Ahora mis escritores publican los artículos, y justo después de leerlos solo tengo que sacar mi teléfono del bolsillo y enviarles los pagos directamente a sus carteras, tan fácil como enviarles un mensaje de texto. Ellos a su vez, pueden vender los bitcoins por bolívares, o comprar directamente en linea en cientos de miles de websites, o pueden cambiar los bitcoins por e-Gift Cards de Amazon.com, Target, Best Buy y hacer compras en linea saltándose las limitaciones cambiarias impuestas por el gobierno Venezolano.
Todo esto es solo la punta del iceberg cuando se trata de Bitcoin, que funciona de forma completamente distribuida. La innovación financiera que acabo de describir con estas historias es solo posible tras un salto abismal tecnológico llamado “El Blockchain” o “La cadena de bloques”.
La cadena de bloques es simplemente un libro de registro con todas las transacciones realizadas en la red Bitcoin. Imaginemos los bloques como páginas en este libro, y estas paginas, llenas de transacciones son información publica, disponible a todos los miembros de la red. Las transacciones no tienen información personal asociada, simplemente números de cuentas, y firmas digitales que sirven para hacer constatar el deseo del dueño de una cuenta de transferir bitcoins a otra cuenta.
Antes de Bitcoin, estos registros de transacciones eran resguardados de forma central por los bancos, con Bitcoin la filosofía es que no hacen falta bancos si ahora tenemos tantas computadoras, acceso a internet en casi todo el planeta, y herramientas criptográficas para resguardar nuestras firmas digitales. Esto también quiere decir que la generación del dinero o “política monetaria” de los Bitcoins, no depende de una entidad gubernamental, o país.
A diferencia de La Reserva Federal en los Estados Unidos, o del Banco Central Europeo, la cantidad de dinero en circulación en Bitcoin es una función matemática, y todos los participantes pueden saber con alta precisión cuanto dinero es generado, actualmente se generan 25 bitcoins cada 10 minutos, y estos bitcoins son distribuidos entre aquellos participantes que ayudan a procesar las transacciones en la red, a estos participantes se les llama “mineros”. Sus computadoras constantemente validan las transacciones y las anotan en los bloques de la cadena de bloques. Crear un nuevo bloque es un problema matemático difícil de resolver el cual cuesta mucho poder de computo y electricidad, el minero o mineros que resuelven el próximo bloque, verifican las transacciones en los últimos 10 minutos y se llevan los costos de transferencia de todas esas transacciones (los 2 centavos esos que he mencionado) creando el incentivo financiero para que la red se expanda.
Esto quiere decir que Bitcoin, no solo tiene el potencial de convertirse en una moneda de uso mundial, pero si vemos la capacidad de generación de dinero de la red Bitcoin como si esta fuese una organización financiera, tendría un rating de crédito AAA. Cero incertidumbre humana y política sobre cuanto dinero disponible existirá en el mercado el próximo mes.
Tocando el tema del punto de vista de innovación tecnología, Bitcoin es dinero inteligente, o mejor dicho, un libro de registro de transacciones inteligente para el intercambio de valor. Si prestamos atención a como se comporta la innovación tecnológica históricamente, cada vez que hacemos algo “inteligente” (le aplicamos tecnologías de información) todo cambia de forma inesperada y las mejoras no terminan. Que sucedió cuando agarramos una máquina de escribir, un monitor y un fax, terminamos con computadoras interconectadas, cuando pusimos software en el concepto de mensajería terminamos con correo electrónico y jamás volveremos al fax y correo convencional para enviar mensajes.

¿Qué sucede cuando hacemos lo mismo con el dinero? ¿Cuando hacemos que ese libro de registro de transacciones sea software libre, abierto y mejorable con las ideas propuestas por cualquier persona en el planeta?

Hasta ahora no ha existido gran innovación financiera después del cajero automático y la banca por internet, productos que no llegan sino a países industrializados y que dejan por fuera billones de personas. Con Bitcoin como puedes imaginar todo lo que necesitas es un teléfono, y países en desarrollo se están saltando el teléfono de casa y la computadora de escritorio para conectarse a internet con teléfonos de $20. Que sucede cuando toda esta gente empiece a descubrir Bitcoin, en países donde la moneda local no vale absolutamente nada? Ahora tienes potenciales billones de posibles socios para hacer negocios directamente en todo el planeta, cuál será el impacto del dinero inteligente?

¿Quien dice que un bitcoin tiene que representar dinero?

Carlos ya tiene 6 meses en Miami, y junto con su primo Steven abrieron una empresa de envío de dinero a Latinoamérica que coloca cajeros automáticos en centros comerciales en Miami, Bogotá y Santiago de Chile. En Miami los usuarios meten billetes de dólares a los cajeros, estos imprimen un ticket con la información necesaria para redimir el dinero en Latinoamérica, el fee de transacción es de solo $1 sin importar cuanto dinero haya sido depositado. Del otro lado en sur América, con la información del ticket comprado en Miami el dinero es extraído en efectivo en moneda local por medio de la red de cajeros que crece poco a poco.
Siendo empresarios Bitcoin, Carlos y Steven no quieren tener mucho que ver con bancos a la hora de recaudar dinero para poder expandir su operación en todo el continente sureño. Conociendo Bitcoin a fondo, ellos saben que una transacción de Bitcoin no es solo sacar dinero de una cuenta A y moverlo a una cuenta B, Bitcoin es software y la transacción puede tener un conjunto de operaciones que expresan muchas cosas, por ejemplo, algo imposible de hacer con 1 dólar es que pueden tomar un bitcoin picarlo en 100 millones de unidades (conocidas como “Satoshis”) y marcar cada unidad con un número especial, con un “color”, este color va a representar para ellos una acción en su empresa, y se han repartido 50 millones de satoshis para cada uno como socios 50/50 del negocio.
Han hecho un análisis financiero y han valorizado su empresa en USD $10.000.000, colocando el precio de la acción inicial a USD $0.1.
Carlos y Steven anuncian un primer round de financiamiento a amigos y familiares a este precio, y recaudan USD $2.000.000 repartiendo 20.000.000 de satoshis marcados a las carteras de amigos y familiares. Estos satoshis pueden ser fácilmente rastreados en la cadena de bloques por toda la eternidad, no hizo falta un ente financiero para organizar el proceso, solo un pequeño programa. 2 años mas tarde Carlos y Steven han logrado instalar 20.000 cajeros en la región y el costo de cada satoshi de su empresa se ha disparado a $1, su empresa ahora vale cien millones de dólares… en bitcoins.
La cantidad de reglas y adiciones tecnológicas que podemos hacer disponibles en Bitcoin no tienen limite, Bitcoin es software libre. Ningún software es perfecto o completo, siempre tendrá sus fallas, y estas siempre podrán ser resueltas para hacerlo cada vez mejor.
Cuando podemos hacer que una transacción sea expresada por medio de un conjunto de reglas de software podemos hacer cosas como transacciones entre múltiples personas o entidades, hoy en día podemos programar directamente en Bitcoin reglas para fideicomiso (por medio de transacciones multifirma) lo cuál tendrá un impacto en la reducción de costos de transacciones de Bienes Raíces y otros negocios donde fideicomiso es necesario, el mundo de los negocios se hace mas eficiente cuando nos deshacemos de intermediarios parasitarios.
La industria de planificación de jubilaciones se verá cambiada cuando tengamos testamentos inteligentes. Si tu número de identificación aparece en dos o más bases de datos de ciudadanos fallecidos provistas por el estado, una transacción pre-especificada que indique a donde deban enviarse todos tus bitcoins, o satoshis coloreados se hará valida y tu testamento se cumplirá sin la necesidad de una ceremonia incómoda en un momento difícil para tus familiares y amigos.
Bitcoin es más que una moneda, es una tecnología que nos permitirá construir todo tipo de soluciones financieras para el intercambio de valor, muchos han dicho que Bitcoin no es solo el dinero para el Internet, sino que Bitcoin es el Internet del dinero.
Estos son solo algunos ejemplos de como Bitcoin puede cambiar las cosas en el futuro cercano. El dinero es algo que toca a todas las industrias del planeta, cuando el dinero es software con cualidades antifrágiles, es difícil prever toda la innovación que veremos encima de Bitcoin y como tiene el potencial de cambiar el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *