Cine y TV

Una heroína que no necesita presentación.

La reinvención de Mulan en carne y hueso es más que un homenaje a la versión animada del '98, es una aventura...

Aglaia Berlutti Written by Aglaia Berlutti · 6 min read >

Mulan se mira en el reflejo del arma de su padre y de pronto, todo el dolor, la angustia y la verguenza familiar se resumen en su mirada seria y sobria. Los fanáticos adultos recordarán la misma escena en la película animada y lo emocional que resultó ver al personaje, atravesar una ciénaga de angustia y desconcierto hasta encontrar su lugar en el mundo, en las aspiraciones familiares y en su mirada sobre el papel que una mujer podía ocupar en la china medieval. Pero Niki Caro dota a la secuencia de un ingrediente de poder que asombra y emociona. La reinvención de Mulan en carne y hueso es algo más que un homenaje de enorme valor visual a la versión animada del ’98 dirigida por Tony Bancroft y Barry Cook. Es también una aventura poderosa a través de la identidad, el poder de la voluntad y algo más significativo que la mera idea de una mujer que rompe las barreras que intentan contenerla. Para bien o para mal, la Mulan del nuevo milenio es una figura formidable destinada a encarnar varias metáforas a la vez.

La reinvención de Mulan en carne y hueso es algo más que un homenaje de enorme valor visual a la versión animada del ’98 (…) Es también una aventura poderosa a través de la identidad, el poder de la voluntad y algo más significativo que la mera idea de una mujer que rompe las barreras que intentan contenerla.

Por supuesto, también es una película para un público mucho más adulto que su primera llegada a la pantalla grande. La versión de Caro no tiene las maravillosas canciones que hicieron famosa al film animado, ni tampoco los momentos de comedia que hicieron reír a toda una generación. Pero eso no es obstáculo para que la directora pueda crear un recorrido extraordinario a través de la percepción de Mulan como símbolo — que lo es la mayor parte del tiempo — pero también la versión real que pudo ser o como imaginamos, pudo haber sido. En realidad, Mulan es una celebración al poder personal, la individualidad y a cierto tipo de mirada sobre lo femenino, que va más allá de la noción sobre el género para hacer un importante énfasis en la connotación del individuo. La hija de un gran hombre caído en desgracia por avatares del destino (esa connotación tan asiática sobre la importancia de la predestinación), es también una brillante mujer, que construye su futuro y cómo lo concibe a base de una combinación de reflexión, una mirada inquieta sobre la necesidad de comprenderse más allá del ámbito paterno y al final, un héroe de sus principios. Como personaje, Mulan gana en profundidad, en emoción y en matices, lo que sin duda es uno de los grandes logros de la película. 

Es evidente que Disney tomó algunas decisiones importantes, basadas en las críticas que han recibido la serie de remakes live action que hasta ahora, llegaron a la pantalla grande con críticas mixtas. Desde el excesivo — y para muchos innecesario — naturismo de “El Rey Leon” (2019) de Jon Favreau hasta la simplicidad argumental de “la Bella y la Bestia” (2017) de Bill Condon, las producciones basadas en los grandes clásicos familiares del estudio, tuvieron que soportar el escrutinio de un publico que creció con las películas de animación más populares y a las que otorgaron un lugar privilegiado en la imaginaria de su infancia. A las producciones se les acuso de trivializar el mensaje central, de hacerlo más consumible y en el peor de los casos, de solo trasladar desde el mundo de la animación al real, las historias más queridas de la factoría del ratón Mickey, lo que hizo preguntarse a medios especializados y a buena parte de los fanáticos, hasta donde era necesario una reinvención semejante. En diciembre del 2019, un artículo de Indiewire se preguntaba si los revivals de los clásicos de Disney era la manera más evidente y cruda de la compañía de obtener dinero “a costa del amor y la nostalgia”. 

La compañía no respondió directamente a las críticas, sino que durante la campaña de promoción para su canal por suscripción streaming Disney Plus, dejó entrever que el nuevo mundo de películas y personajes, era una dimensión inédita de su contenido más querido y valioso, adecuado sin duda a nuevas sensibilidades y audiencias. El mensaje fue más que evidente en medio de la discusión alrededor del polémico casting de la venidera versión live action de La Sirenita dirigida por Rob Marshall: la actriz y cantante afroamericana Halle Bailey fue escogida para encarnar a la icónica Ariel, lo que despertó críticas y malestar entre los fanáticos, que se preguntaron en voz alta si las futuras producciones estarían destinadas a romper los cánones estéticos y conceptuales de las historias más queridas de la compañía. Disney siguió sin responder de manera directa. 

No obstante, Mulan puede ser un resumen de la forma en que el estudio planea continuar con sus proyectos basados en los clásicos más importantes en su archivo y una forma elegante, de resolver la cuestión concreta sobre el lenguaje y método que utilizará en el resto de las producciones. El film de Niki Caro es una experiencia cinematográfica épica y también, un cuidadoso homenaje a la película del ’98, de la que conserva el poder de una historia que se basa en esencia, en la manera en que la narración logra sostener la tensión y la empatia del público hacia el dilema del personaje. La Mulan del 2020 no sólo lo logra, sino que además, se convierte en un dialogo fluido y de enormes interés emocional, con las cuestiones más intuitivas que hacen de la versión original uno de las películas preferidas de la compañía. Con un tono más cercano a Crouching Tiger, Hidden Dragon (2001) de Ange Lee, es evidente que los guionistas Rick Jaffa, Amanda Silver, Lauren Hynek y Elizabeth Martin tomaron la interesante decisión de analizar el poema original en que se basan ambas narraciones: hay mucho de la obra The Ballad of Mulan, que 1500 años, sobre el espíritu indomable de una mujer cuya mayor aspiración es sostener la dignidad de su familia por sobre las pruebas que el destino impone sobre ella. La directora de fotografía Mandy Walker (Hidden Figures) crea una tensión visual basada en los colores y en el slow motion que podría resultar incómoda, a no ser por la evidente referencia al cine tradicional chino. Incluso, los guionistas y la directora se toman la salvedad de convertir las escenas de batalla y lucha, en preciosos escenarios alegóricos, cargados de una poderosa percepción sobre un tipo de belleza, directamente relacionado con los ideales asiáticos sobre el honor, el dolor, el arrojo y el coraje. Las tonalidades carmesí ondean bajo un cielo gris mientras el ejército invasor avanza en medio de una mirada extraordinaria sobre su poderío y contundencia. Pero la cámara sigue a Mulan, como un estandarte de lucha que abandona su figura como mujer en combate para alzarse como metáfora de la necesidad de todo un país de enfrentarse al sufrimiento y a las pruebas más rigurosas del destino que le espera. 

Pero sobre todo, Mulan es una historia acerca del espíritu humano: la familia de la Guerrera no es un simple contexto o apoyo humorístico, sino que se sostiene sobre una serie de cuestiones de enorme dureza y emotividad, para narrar lo que la cámara o el guion no muestra. Caro tiene la suficiente habilidad para mostrar con pequeños detalles el amor familiar, la connotación sobre el valor de las grandes decisiones y los lazos familiares que unen a Mulan con su familia. Por supuesto es la actriz Yifei Liu la que lleva el mayor peso de la historia: su Hua Mulan, es una mujer intelectual y espiritualmente libre, lo que el guion y la dirección ponen en relieve con amplias secuencias abiertas y luminosas. La cámara sigue a Mulan mientras ella intenta encontrar un sentido a su vida en mitad de sus reflexiones diarias, del debate interno que debe soportar y al final, su audaz decisión. La actriz le brinda una profunda belleza espiritual a un personaje en esencia idealizado y varias de las mejores partes de la película, forman parte del diálogo interior de Mulan con todas las mujeres — posibilidades — que le habitan. Una inteligente percepción sobre la pluralidad emotiva e intelectual de una mujer que nació para liberar en lugar de someterse. 

Tzi Ma brinda al padre de Mulan, el viejo y amable Zhou, una dimensión amable que le convierte en un centro de referencia para todo lo que ocurrirá antes o después en la película. Caro tiene especial cuidado en crear una versión de la relación entre padre e hija que justifique las acciones de Mulan y es ese detalle, lo que sostiene su recorrido hacia sus momentos más gloriosos. Mulan encuentra en su padre un refugio, un motivo para luchar y también, una forma de entender la fortaleza que le habita. 

El resto del elenco es una interesante combinación de registros y miradas sobre el amor, el miedo, el bien y el mal: desde El Emperador encarnado por el actor Jet Li hasta el villano Bori Khan (Jason Scott Lee) y su cohorte femenina Xianniang (Gong Li), la película desborda una concepción sobre la idea de la batalla moral antes que la real, que asombra por su contundencia. Sin excesivas pretensiones ni tampoco una ambición desmedida, Mulan apela a lo mejor del clásico e incorpora una percepción adulta sobre el deber moral y espiritual, todo en medio de una concepción de la aventura basada en un recorrido por espacios poco transitados por películas que asumen la valentía, como eje central de su planteamiento. Con el extraordinario soundtrack de Harry Gregson-Williams (que no iguala aunque lo intenta al de Jerry Goldsmith) la película tiene momentos extraordinarios y de una ternura asombrosa, que combinados con los de acción, sostienen un argumento simple que sin embargo, tiene poco de sencillo. Quizás, lo más sorprendente del nuevo rostro de la Mulan cinematográfica. 

Written by Aglaia Berlutti
Aglaia Berlutti es abogada, fotógrafa y escritora, ha dedicado buena parte de su trabajo profesional en ambas disciplinas a la profundizar en la iconografía femenina, con especial énfasis en la mujer que crea y la divinidad femenina. Actualmente se desempeña como profesora de Autorretrato, fotografía en Film e historia de la fotografía en Venezuela en la Escuela Foto Arte, fotógrafa independiente y editora en la revista dedicada a la temática del horror Penumbria de México. Profile

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *