Cultura

El espacio de trabajo del futuro: Second Home L.A.

No es solo la tecnología, sino el uso de soluciones que ya existen y deben ser aplicadas, la creatividad con la que...

Guillermo Amador Written by Guillermo Amador · 3 min read >

Hace unos meses cuando comenzó el aislamiento por la pandemia de COVID-19, hablamos de que la creatividad es la que nos va a salvar y hasta ahora los que se han sabido adaptar (y han tenido la suerte de poder hacerlo) han salido mejor parados de este virus que aun tiene a la humanidad en tres y dos. Además, en otro artículo de la misma serie, hablamos del lugar más importante para todos: nuestras casas, nuestro refugio. Materiales, ventilación, creatividad para mejorar las relaciones entre la gente y el espacio, tecnología para aprovecharlo.

Pues es momento de hablar de otro de los lugares donde al menos antes de la pandemia pasábamos mas tiempo semanalmente, nuestros sitios de trabajo.

Hoy una parte de la población tiene la suerte de poder hacer su trabajo desde su casa, pero tengamos algo claro: no es la mayoría de la gente. Muchos trabajos requieren la presencia física de la gente, y la creatividad, la tecnología y las ganas de que nuestra sociedad sobreviva y progrese son las que nos van a salvar en este caso.

Las oficinas como las conocemos, están en este momento de algñun modo en pausa. Empresas como Google permiten que sus empleados trabajen desde su casa de aquí en adelante, y en Twitter además de eso cancelaron un lease que comenzaba en abril de este año para un nuevo espacio de su sede en un edificio en San Francisco. Desde detectores de calor en los accesos y tests obligatorios con cierta regularidad, hasta la obligatoriedad del uso de las mascarillas, una menor ocupación de los mismos espacios, y la separación entre personas. Medidas que van a durar hasta que se tenga claridad de qué va a pasar con el virus. Otros opinan que hasta que no haya una vacuna y esa vacuna esté ampliamente aplicada en la población (no solo en ti, en la población que te rodea, de nada sirve ser el único con la vacuna), tendremos que seguir usando todas las medidas posibles para evitar el contagio.

Quizá incluso luego de unos años y que se haya erradicado el virus, conservaremos algunas costumbres de las que hoy nos quejamos, pero que seguramente nos van a cuidar de otros virus, así sea el de la gripe “común”. Dentro de esas costumbres que podemos conservar por gusto y por mejorar nuestra calidad de vida, está el diseño responsable y amable de los espacios de trabajo.

No solo se trata de espacios amplios e iluminados, y de mobiliario ergonómico que haga que Le Corbusier se sienta orgulloso de su Modulor, sino de materiales que impidan la acumulación de bacterias en las superficies, de sistemas de limpieza que eliminen el polvo de inmediato y que este no sirva como vehículo para transportar virus en el aire, porque una de las cosas más importantes y poco tomadas en cuenta en la actualidad es justamente la calidad del aire.

No se trata de la eterna discusión de “el aire acondicionado está muy frio” o “la calefacción está muy caliente”, se trata de sistemas de ventilación cruzada, se trata de abrir las ventanas y que los papeles no salgan volando por el aire, se trata de patios internos, vegetación, separación del ruido, aire natural y no simple recirculación, filtrado de ese aire que viene de fuera para evitar bacterias y olores desagradables: toda una gama de acciones que mezclan las técnicas que en el pasado usaban arquitectos como Frank Lloyd Wright en sus “casas de la pradera” y en sus grandes éxitos como la Casa de la Cascada y tantas otras, con la tecnología que hoy nos permite hacer mucho más que lo que nuestros maestros intentaron y lograron en el pasado.

Second Home: un espacio de trabajo saludable.

Second Home en Los Angeles.

Uno de esos ejemplos es Second Home, un grupo de espacios de coworking (ese concepto que en este momento corre tanto peligro porque ¿quién va a querer sentarse en un sitio que puede haber usado otra persona desconocida hace unos minutos?) diseñados con el concepto de “healthy workspace”, es decir, un espacio de trabajo saludable.

El Second Home de Los Angeles es realmente una maravilla conceptual y en la realidad. Es un espacio de baja altura, que si lo ves de lejos parece un lago con nenúfares flotando. Módulos individuales que parecen cilindros de cristal en medio de un jardín, sin escaleras, ascensores, pasillos cerrados, donde con solo cruzar una puerta pasas de tu espacio privado a estar en medio de un bosque. Su concepto de diseño (como les dije, módulos individuales, independientes), hace que las distintas “oficinas” no tengan que compartir el mismo aire recirculado. Sus espacios de reunión están situados en áreas abiertas completamente, y las mesas están hechas con un material llamado Corian, que es usado normalmente en hospitales para sus superficies, muy durable, que permite crear formas sinuosas y además, impide que se acumulen bacterias en el.

Este bosque de nenúfares transformado en oficinas se levanta en lo que una vez fue el estacionamiento abierto de la sede de la Assistance League of California, diseñada por el arquitecto Angelino Paul R. Williams en 1963. La firma española Selgascano, basada en Madrid y fundada por José Selgas y Lucía Cano, fur la encargada de este proyecto (así como de todas las sedes de Second Home en el mundo). Su concepto de diseño fue crear un lugar que no solo fuera agradable a la vista, sino saludable. El edificio principal fue reacondicionado para permitir la entrada de luz natural y aire fresco.

Second Home LA

“La relación entre la arquitectura y el medio ambiente es crucial para nuestro bienestar” dice Diego Cano-Lasso, uno de los socios de la firma, que además fué quien lideró el diseño de este proyecto en Los Ángeles.

Lo hemos estado comentando y soñando en entregas anteriores, y se va haciendo realidad pese a la resistencia de quien no quiere el cambio: no es solo la tecnología, sino el uso de soluciones que ya existen y deben ser aplicadas, la creatividad con la que sea aplicada hará la diferencia.

De nuevo, la creatividad nos va a salvar.

Written by Guillermo Amador
Guillermo es Arquitecto, Marketero, Podcaster. También es Masterchef de su casa. En sus ratos libres...ah no, eso no tiene. Profile

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *