Cine y TV

“The Life Ahead”: Sofia Loren regresa al cine por todo lo alto.

Cuando la cámara enfoca a Sofía Loren, el mundo parece contener la respiración. Si, somos fanáticos de la Loren, y de "The...

Aglaia Berlutti Written by Aglaia Berlutti · 4 min read >
Sofia Loren en The Life Ahead

Se dice que cuando Carlo Ponti conoció a Sofia Villani Scicolone, quedó deslumbrado por su belleza a tal punto que su recuerdo le acosó hasta que le encontró de nuevo. Por supuesto, no sólo era una mujer de asombrosa belleza, sino la más talentosa que el director conoció alguna vez, según admitió en cada oportunidad que pudo. Para Ponti, fue descubrir a la musa y a la actriz que había esperado por años. Para Sofia, fue encontrar el punto intermedio entre la esperanza de llegar al mundo del cine y convertirse en la estrella que aspiraba, además de vivir un romance “a la italiana”. 

Sofía Loren y Carlo Ponti.

Sería Ponti el que le daría el nombre de “Loren” y también, el que escucharía sus ideas sobre la necesidad de crear un tipo de cine en que la mujer tuviera un lugar “central y poderoso”. Sofia era una actriz de método, enamorada de la actuación y en especial, obsesionada por encarnar a mujeres poco glamorosas en situaciones de enorme dureza, como su asombroso papel en “Dos mujeres” de Vittorio De Sica (1960), por el que recibió la aclamaración internacional y además, un Oscar. Ponti diría que Sofia era una estudiosa del “espíritu humano”, que estaba consciente que su belleza “desconcertaba”, pero que lo que en realidad esperaba era “que cada historia en la que participaba, fuera importante. Para el corazón y el alma”. 

Con una carrera que abarca 70 años, Sofia Loren lo ha logrado más de una vez. La más reciente, su llegada triunfal a las plataformas streaming en la película “The Life Ahead” de Netflix, dirigida por su hijo, Edoardo Ponti, una obra que se sostiene sobre la capacidad de la actriz para brindar sustento, sustancia y belleza a cada papel que interpreta y que en esta oportunidad, es además un evento cinematográfico en sí mismo. Loren no sólo es el principal atractivo de la película, sino también, encarna un recorrido a través de la capacidad de las actrices de su generación — de las que quedan tan pocas, quizás solo ella — para enaltecer cualquier argumento. Sin duda “The Life Ahead” es una mirada amable y cariñosa sobre el mundo de la actuación que Loren ama y a la vez, una reflexión profunda sobre todos los pormenores y singularidades de la vida común. Ese escenario mágico y profundamente significativo que Sofia ensalza con su sola presencia.

Edoardo Ponti en el set de The Life Ahead, dando instrucciones.

El film — basado en el libro de 1975 The Life Before Us de Romain Gary — es el remake del clásico discreto “Madame Rosa” (1977) dirigida por Moshé Mizrahi y protagonizada por Simone Signoret. Para su versión actual, la historia conserva toda su dureza y extraña mirada sobre la desesperanza. La historia sigue a una anciana sobreviviente al Holocausto Nazi y además ex prostituta, que protege y cuida a los hijos de otras mujeres que estuvieron en su situación, en las condiciones y el tiempo que sea necesario. Loren interpreta de nuevo a las mujeres que mejor conoce: a las fuertes y poderosas, a las que no temen al trabajo duro, a la que llevan a cuestas un pasado duro pero que también, están asombradas por la cualidad potente de su supervivencia en medio de situaciones que le sobrepasan. No obstante, el poder de la Loren como Madame Rosa no es sólo crear una percepción sobre la desesperanza, el dolor y la ruptura de especial poder, sino de transitar los espacios inquietos de una concepción sobre la cualidad de lo humano como algo más discreto e intuitivo. La película está llena de una profunda humanidad, pero también, de una mirada consistente sobre la dureza de lo corriente, los espacios innombrados e incómodos en que habita la exclusión y quizás, ese es su mayor mérito.

Por supuesto, la Madame Rosa de Loren es una construcción de poder, además de un personaje que ocupa todos los espacios de la película. Toda las trágicas historias que le rodean, le atraviesan, le sostienen, le consuelan, le brindan un sentido de profundo conocimiento sobre el bien y el mal, que el director logra cimentar en un dialogo sensible con lo que no se muestra. Madame Rosa está llena de dolor, de miedos y angustias, es malhumorada, fuerte, graciosa, pero también, llena de una profunda calidez que hace del personaje una matrona con aires trágicos que no llega a ser mártir. El guion tiene el acierto de describir y analizar a Madame Rose como una mirada profunda sobre la experiencia, no tanto la malograda como la asimilada y si durante el primer tramo Loren procura que el personaje tenga el peso de una matrona con una fuerza extraordinaria, para el cierre ya la mujer — la que no conocimos, la que sufrió docenas de heridas, la que atravesó el miedo y el tiempo — es mucho más cercana que nunca. Ponti hace tiene una capacidad innata para lograr que su personaje sea un recorrido por historias que la película no muestra, pero se adivinan, lo que brinda al argumento una inusitada profundidad. 

Sin duda, Sofia Loren conserva su capacidad para sostener personajes que van desde la disolución — largos momentos de silencio introspectivo — a grandes estallidos de emoción fulgurante, que resultan conmovedores por convincentes. La espléndida capacidad de la actriz para sostener un discurso emocional creíble, es quizás uno de los puntos más altos de una película conservadora, que no toma demasiados riesgos y que, de hecho, está más interesada en analizar las relaciones de Madame Rosa y comprender los secretos que guarda, entre el sufrimiento y la redención tardía que encuentra en la bondad. Si durante buena parte de su carrera Loren insistió que actuar era una forma de “crear el bien y mostrar la vida”, “The Life Ahead” demuestra que su propósito al actuar sigue intacto, lo cual resulta una mirada de particular interés por su cualidad como leyenda cinematográfica. Cuando la cámara le enfoca, estatuaria y espléndida, el mundo parece contener la respiración. Una cualidad que Carlo Ponti llamaba “sorpresa” y que su hijo parece haber aprendido a reconocer en su pulcra labor detrás de cámara. Una combinación que hace del cabello gris de Sofia Loren, su mirada amplia y firme, su actuación experta, quizás un reconocimiento al valor atemporal del cine. 

Written by Aglaia Berlutti
Aglaia Berlutti es abogada, fotógrafa y escritora, ha dedicado buena parte de su trabajo profesional en ambas disciplinas a la profundizar en la iconografía femenina, con especial énfasis en la mujer que crea y la divinidad femenina. Actualmente se desempeña como profesora de Autorretrato, fotografía en Film e historia de la fotografía en Venezuela en la Escuela Foto Arte, fotógrafa independiente y editora en la revista dedicada a la temática del horror Penumbria de México. Profile

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *