Jaqueable

Haz que tus presentaciones sean efectivas.

Sigue la regla del 10-20-30 de Guy Kawasaki y los consejos que te damos para que tus presentaciones sean efectivas.

Written by Guillermo Amador · 3 min read >

Siempre ha sido importante saber hacer buenas presentaciones, y mucho más que tus presentaciones sean efectivas. Ya les he hablado de cómo usar distintas herramientas de teleconferencia, probablemente más adelante me enfoque en detalles de uso de herramientas que usamos para nuestro trabajo, pero hoy les doy algunos consejos producto de centenares de presentaciones a todo tipo de público, en empresas, universidades, a clientes, compañeros de trabajo.

Son consejos producto de la experiencia de las que salieron bien y de las que salieron mal, y te hablo tanto del concepto al preparar el contenido, la presentación como objeto de diseño y de trabajo, y el momento en el que la compartes con el público, sea en un escenario real o en una teleconferencia en estos tiempos que vivimos.

-Planifica primero. Si diseñas primero la estructura de tu presentación, tienes mayor claridad del contenido que necesitas y no vas a perder el tiempo recopilando cosas que no vas a usar. Incluso puedes avanzar en la creación de la presentación sin tener todo el contenido, haciendo los espacios que van a recibir textos e imágenes, aunque aun no las tengas. En el caso de reportes a terceros, recopila diariamente la información que va a estar en el reporte que entregarás en uno, dos, tres meses, (con mi equipo lo vamos haciendo en un espacio en la nube), y así llegado el momento de tenerla lista es solo poner en formato. En cuanto a formatos, piensa en un fondo sólido, si va a variar durante el transcurso de las láminas trata de usar siempre los mismos elementos, y usa dos o máximo tres fuentes para no cansar al público.

-Enfócate en lo que tu audiencia necesita. Cuando prepares el contenido a presentar, ten siempre en mente lo que la audiencia quiere o necesita saber, qué se deberían llevar de tu presentación. De paso, sé flexible: cuando hagas la presentación mantente atento de la respuesta que da tu audiencia, y ve adaptándote a ella. (Una vez por error, convocaron a un equipo de cocineras de una empresa muy grande al auditorio donde iba a dar una charla a un grupo de estudiantes de Arquitectura y Diseño Urbano. Mi charla hablaría sobre “La imagen de la ciudad” de Kevin Lynch, y apenas me paré en el escenario me di cuenta del error y una de las señoras, en delantal, me trajo rápidamente a la realidad: “señor Amador, ¿para qué queremos nosotras saber de la imagen de la ciudad, si lo que estamos es todo el día metidas en una cocina?”. En ese segundo adapté mi charla, con las mismas láminas pero ajustando el lenguaje técnico, y le contesté que “más que la profesión o el oficio que tengamos, como ciudadanos no podemos respetar ni mucho menos querer al lugar en dónde vivimos, si no lo conocemos, y lo que les voy a dar hoy son herramientas para ello”. Me miró con la misma cara que tu que lees esto debes estar teniendo hora, pero al final de la charla todas me agradecieron, contentas de haber aprendido algo nuevo. Solo lo pude hacer adaptándome al público, pensando en lo que mi audiencia necesitaba saber.

-Ten presente la regla del 10-20-30. Si vas a hacer una presentación (en láminas de lo que sea que uses para presentar: Keynote, Powerpoint, lo que sea), hay un consejo de Guy Kawasaki que trato de cumplir (a menos de que estemos hablando de un reporte semestral o algo por el estilo):

  • Que tu presentación no tenga más de 10 láminas;
  • Que tu presentación no dure más de 20 minutos (es uno de los “secretos” de las charlas TED);
  • No uses una fuente más pequeña a 30 puntos (esto es importante no solo porque es legible, sino porque evita que pongas demasiado información en una sola lámina). Recuerda siempre que la presentación la das tu, las láminas no son tan importantes como tu y lo que vas a contar de ellas (a veces solo pongo una frase, una palabra, una imagen, y a partir de allí cuento una historia).

-La primera impresión es la que cuenta. Es un dicho muy viejo, y a pesar de que con el tiempo puedes cambiar completamente una mala impresión o una impresión errada que tengan de ti, al hacer una presentación necesitas captar la atención de tu público en los primeros minutos, no pierdas el tiempo en explicar quién eres y tus maravillosos logros, comienza ganándote al público: cuenta una historia, menciona una cita y desarrolla desde allí.

-Storytelling. Se los menciono en el consejo anterior, insisto aquí: cuenta historias. El ser humano está programado para reaccionar a las historias, los cuentos. Nos ayudan a prestar atención y a recordar detalles. Y allí te doy dos ideas, puedes comenzar con una historia, pero también tu presentación puede funcionar como un cuento. Como diría alguna vez Maya Angelou: “La gente va a olvidar lo que dijiste, la gente va a olvidar lo que hiciste, pero no olvidará cómo los hiciste sentir”.

¿Quieres recibir artículos como éste en tu buzón de correo? Suscríbete a mi newsletter en todo.elmodulor.com.

Written by Guillermo Amador
Guillermo es Arquitecto, Marketero, Podcaster. También es Masterchef de su casa. En sus ratos libres...ah no, eso no tiene. Profile

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *