Cine y TV, Opinión

Pronósticos para el Oscar 2021.

"...y los ganadores son!" Estos son nuestros pronósticos para la noche del Oscar 2021.

Written by Aglaia Berlutti · 8 min read >

Durante toda la temporada de premios publicamos nuestras críticas de las películas, actores, directores, hasta la música que más nos impactó en el año, y no podía faltar justo hoy el día de la entrega de los premios de la Academia (que comienza en unos minutos) nuestros pronósticos para esta noche. ¿Ya hicieron sus quinielas?

Mejor Película: “Nomadland” de Chloe Zhao

La gran favorita del año y sin duda, la triunfadora de la temporada de premios. Con su aire onírico, intimista y de enorme profundidad emocional, la adaptación del libro homónimo de Jessica Bruder ha sido la gran sorpresa del año. No sólo se trata de una narración con aires autorales que logró recibir la atención del cine comercial, sino además una obra inteligente. El guion de Zhao logró reflexionar sobre norteamérica desde un ángulo nuevo y doloroso. Uno que muestra los desgarros de la sociedad de consumo y al final, una cultura basada en el desarraigo. 

A favor: 

La película ha logrado un impulso tal que prácticamente se le considera la ganadora del Oscar 2021. Eso, a pesar de llevar a cuestas algunas críticas que la acusan de producto prefabricado en una época políticamente correcta. Pero hasta ahora, la obra de Zhao a superado todas las pruebas y sigue siendo una sólida propuesta de corte autoral. Además, buena parte de la crítica la considera una instantánea al viaje interior que la pandemia ha provocado en la cultura. Un motivo más que suficiente para su visibilidad en diversos ámbitos. 

En contra:

La película lleva a cuestas el estigma de ser la carta de los votantes y gremios para celebrar inclusión y representatividad. El rumor que el Globo de Oro premio a Chloe Zhao por redimirse en un año en especial complicado, opacó la celebración de su triunfo. Por si eso no fuera suficiente, también debe enfrentar su trasfondo político, incómodo y sin duda, uno de sus puntos más evidentes. La gran pregunta podría ser si la Academia desea premiar una película que pone en relieve a la norteamérica profunda y pobre. ¿Es el año en que necesita hacerlo? 

Película animada: “Soul” de Pete Docter

Una de las grandes películas del año 2020. Luego del debut decepcionante de Mulan de Niki Caro en el estreno en simultáneo en cines y en streaming, Soul sea toda una incógnita. En especial, cuando su estreno fue pospuesto hasta la navidad de un año complicado y lleno de pesimismo. Pero el resultado fue un éxito inesperado. El film de Docter conmovió a buena parte de la audiencia, que quedó deslumbrada por el uso de un lenguaje innovador para narrar temas filosóficos. Soul es una película inclasificable, quizás el primer gran experimento PIXAR para dar un paso a una audiencia mayor. El resultado asombró el discurso en subtexto sobre la vida, la muerte y la trascendencia.

En favor: 

Se ha insistido que PIXAR creó una película que reflejó un año de incertidumbre con un mensaje de esperanza. Y de hecho, esta historia existencialista, madura y profundamente conmovedora, sorprendió por ser algo más que una historia moralista. El guion es un recorrido por lo espiritual sin tocar lo religioso. También es un planteamiento nuevo sobre la búsqueda del propósito y la noción sobre el bien. Como si todo no fuera lo suficiente, PIXAR avanzó en una dirección distinta sobre su forma de reflexionar sobre el tiempo y sus obsesiones existencialistas. 

En contra:

Por extraño que parezca, se le considera el gran fracaso de PIXAR. ¿El motivo? Una propuesta ambiciosa que no logró abarcar todo lo que deseaba. Hubo críticas sobre el público objetivo al que la película estaba dirigida, también una discusión muy pública sobre su sustancia real. ¿Se trató de una reflexión filosófica? ¿Otro experimento del estudio en busca de identidad propia? La discusión dio para todas las opiniones y no siempre favorecedoras con respecto al resultado final. 

Mejor actriz: Frances McDormand por Nomadland de Chloe Zhao.

Frances McDormand in the film NOMADLAND. Photo Courtesy of Searchlight Pictures. © 2020 20th Century Studios All Rights Reserved

Junto con Viola Davis, es otra de las nominadas que podría hacer historia en la noche de los Oscar. En el 2017, la actriz ganó como mejor actriz por “Tres Anuncios a las afueras” de Martin McDonagh. La interpretación fue considerada no sólo una de las mejores del año, sino icónica. Algo semejante ocurre con su actuación en Nomadland. La actriz logró encarnar la narración periodística de Jessica Bruder en un recorrido doloroso y profundo por una norteamérica desconocida. Su Fern es una mirada a la pobreza, la exclusión y el sufrimiento cultural que sorprende por su sutileza. No hay debate política o social directo en la actitud del personaje. Una víctima entre víctimas, el país se convierte en un mapa de inquietud y aspiraciones rotas. Y McDormand, las encarna todas. 

A favor:

Sin duda, Nomadland es la película del año y la actuación de la actriz, el símbolo de su éxito. Se trata de un recorrido por la norteamérica profunda, desde la mirada dura y madura de una mujer poderosa. Como otro de los personajes introspectivos y emocionales de McDormand, Fern es la encarnación del subtexto del guion. Hay algo profundamente intuitivo en su mirada al bien y el mal, al país al extrarradio.

En contra:

Se ha rumoreado que el Oscar 2021 es una oportunidad de la Academia para renovarse. De modo que la actuación de McDormand podría ser considerada uno de los íconos instantáneos de un año complicado. ¿Qué mensaje desea enviar el mundo del cine en un año duro? Quizás no sea el de un país en escombros y la angustiosa realidad de la pobreza por un sistema despiadado. Se ha comentado que quizás, la Academia opte por una versión menos pesimista de la realidad que la McDormand encarna.

Mejor actor: Chadwick Boseman por “La madre del blues” de George C. Wolfe

Ma Rainey’s Black Bottom (2020): (L to R) Michael Potts as Slow Drag, Chadwick Boseman as Levee and Colman Domingo as Cutler. Cr. David Lee / Netflix

El monólogo de casi diez minutos del personaje de Boseman en la película de Wolfe, cautivó a los críticos desde el primer momento. No solo se trató de un homenaje cuidado a la obra en la que está basada, sino también, un recorrido por el racismo sistémico. Además, de una alegoría poética a los dolores culturales estadounidenses.

Para cuando la sorpresiva muerte del actor llegó a titulares, ya su participación en la película era considerada de lo mejor del 2020. De modo, que no desconcertó del todo que Netflix insistiera en su candidatura para el Oscar. Lo hizo además, no desde el homenaje, sino desde una promoción basada en la calidad de la actuación del actor. ¿El resultado? Un debate incómodo sobre un premio póstumo merecido, pero quizás, no del todo conveniente en un año como el 2021.

A favor:

Sin duda, la actuación de Chadwick Boseman sostiene el tono reivindicativo de la historia de Wolfe. Muy alejado de su registro ligero como superhéroe, Boseman demostró su capacidad para un drama profundo. Desde su retrato de la ambición en estado puro hasta el dolor desgarrador de la exclusión, el actor sorprendió por su versatilidad. También, por su habilidad para dotar a su personaje de una pulcra dimensión de análisis sobre la discriminación. Todo bajo el ritmo de una película densa y emotiva, rodeado de un elenco coral ejemplar.

En contra:

Es probable que la Academia haya considerado que la mera nominación, es un homenaje póstumo a la figura de Boseman. Por décadas, la discusión sobre otorgar el Oscar después de la muerte del actor nominado, ha sido complicada y sin respuesta. De siete actores que han logrado el raro honor, hasta ahora solo dos lo han obtenido. En un año complicado, quizás los votantes se inclinen por un actor que represente los esfuerzos de la industria por sobrevivir.

Mejor director: Chloé Zhao por Nomadland:

Zhao logró lo impensable: tomar una crónica casi periodística y convertirla en un tránsito espiritual de enorme valor como mirada hacia un EEUU a la periferia. La adaptación del libro de Jessica Bruder del mismo nombre, no sólo es un tránsito a través de un trayecto por un país en crisis, sino un recorrido interminable por la madurez moral e independencia moral del individuo.  Zhao tenía varias cosas en contra: el carácter casi biográfico de la historia original y además, su carácter fragmentado, compuesto por un relato coral de precisión narrativa considerable. Pero la directora y guionista logró avanzar hacia la esencia del argumento y crear una experiencia sensorial asombrosa. 

A favor: 

Su ritmo y tono perfecto, pausado, meditado y conmovedor. Zhao creó un drama que no parece serlo: la reflexión sobre la naturaleza humana, la pérdida de prejuicios y la mirada espiritual hacia el dolor y el desarraigo, es de una sofisticación que asombra por su sutileza. De una historia atípica, la directora (que también es guionista) creó un relato fundamental y universal sobre la soledad moderna. 

En contra:

Quizás el tono autoral, que una parte de la crítica consideró excesivo, pueda jugar en contra de una obra que se distingue por sus largos silencios, paisajes apacibles y mirada contemplativa sobre el miedo, la búsqueda del propósito interior y la identidad contemporánea. Otro factor en contra, podría ser pesimismo, en una época en que la industria intenta reinventarse y celebrar sus pequeños triunfos. 

Mejor actriz de reparto: Olivia Colman por el “El padre” de Florian Zeller.

El padre es uno de los grandes dramas del año y eso podría inclinar la balanza a su favor en las principales categorías. En especial, las más relacionadas con la oportunidad de los actores para destacar y brillar. Y una de las grandes beneficiadas de un año de actuaciones políticas o con un considerable acento en grandes discusiones contemporáneas, es quizás Olivia Colman, que ofrece una delicadísima, potente y sólida actuación, con una mirada angustiada hacia la naturaleza del amor y la abnegación, desde una óptica por completo nueva.

A favor:
Colman se enfrenta a una lista de nominadas en la que lleva una ventaja considerable en experiencia y en especial, por la profundidad de su personaje. Su ritmo medido y cuidadoso, creó uno de las grandes visiones sobre el amor paternal pero también, cuestionamientos individuales y universales sobre la percepción del miedo y la ternura. Su Anne es un personaje medido y construido desde un recorrido interno que lleva tiempo descubrir pero que al final, resulta de asombroso poder visual. 

En contra:
Su condición de anterior ganadora de la estatuilla puede dar al traste las posibilidades de Colman. La Academia podría considerar que, en un año simbólico de celebración a la Industria y su cualidad para sobrevivir en medio de la pandemia, quizás la mejor forma de recordar los ideales del cine como vehículo de esperanza, sea otorgar el premio a una actriz que no lo haga recibido antes. 

Mejor actor de reparto: Daniel Kaluuya por Judas y el mesías negro de Shaka King:

La película ha sido considerada una de las más controversiales del año y también, una de las que medita de manera más directa sobre el racismo sistémico. Basada en una historia real, el director logró crear una reflexión histórica de largo alcance y una concepción del bien y del mal, que sorprende por su poderosa versión sobre un mal social de larga de una herida cultural norteamericana de larga data.

A favor: 

La actuación de Kaluuya es un despliegue de recursos histriónicos, que van desde una contención asombrosa a la cualidad más elaborada para sostener un lenguaje interior que pocas veces se muestra, pero se percibe como un indicio de confrontación. Con su tono directo, el actor asombró a la crítica por su capacidad para brindar dimensiones novedosas a un personaje histórico controvertido y confuso. 

En contra:

El tono político, violento y duro del personaje. ¿Premiará a la Academia una actuación semejante mientras puertas afuera ocurren conflictos raciales y políticos que afirman el mensaje del personaje que el fin justifica los medios?

Película Extranjera: “Otra ronda” o “Una ronda más” de Thomas Vinterberg (Dinamarca)

La película ha sorprendido por su magnífico uso de un ritmo y un tono que va desde la comedia al drama. Tiene una potencia pocas veces vista en cuando al diálogo de la película con la percepción del desenfreno, el deseo de vivir y la necesidad de comprender la vida como una experiencia plena, todo en medio de grandes escenas simbólicas. Quizás la mejor película del año en muchos aspectos distintos.

A favor:

Esta epopeya hedonista, es quizás una de las películas más curiosas de un año que se distinguió por su tono solemne y levemente moralista. Pero esta hermosa, poderosa y profunda epopeya sobre la vida desde una dimensión de profunda fuerza emocional – todo pasado por alcohol – sorprende por su desprejuiciada capacidad para celebrar el mundo, las formas en que los comprendemos y el poder individual en estado puro.  

En contra:

Justo lo que tiene a favor: es una epopeya hedonística en un año especialmente moralista. Y el alcohol, los raudales de cerveza y felicidad aturdida, en medio de una época dura. 

Written by Aglaia Berlutti
Aglaia Berlutti es abogada, fotógrafa y escritora, ha dedicado buena parte de su trabajo profesional en ambas disciplinas a la profundizar en la iconografía femenina, con especial énfasis en la mujer que crea y la divinidad femenina. Actualmente se desempeña como profesora de Autorretrato, fotografía en Film e historia de la fotografía en Venezuela en la Escuela Foto Arte, fotógrafa independiente y editora en la revista dedicada a la temática del horror Penumbria de México. Profile

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *