Los Comerciales del Superbowl LVIII (2024)

En el mundo de la publicidad, hay un evento que cada año establece el estándar de oro para los creativos y las marcas por igual: el Super Bowl. Este escenario, conocido no solo por su espectacularidad deportiva sino también por ser una vitrina de algunos de los anuncios más icónicos y memorables, ha sido testigo de piezas publicitarias que han marcado un antes y un después en la industria. Quizás ninguno tan revolucionario como el legendario «1984» de Apple, que no solo anunciaba la llegada de la Macintosh sino que también redefinía lo que un anuncio podía ser: una obra maestra narrativa que capturaba la imaginación del espectador, dejándole reflexionando mucho después de que las luces se apagaran.

Año tras año, el costo de un espacio publicitario durante este colosal evento rompe récords, reflejando no solo la inmensa audiencia que atrae sino también la importancia que tiene un anuncio en este espacio. Las marcas están dispuestas a invertir millones por unos pocos segundos de atención, una apuesta alta que demanda un retorno igualmente monumental en términos de impacto y recordación.

Pero, ¿cuál es la fórmula para crear un anuncio exitoso en el Super Bowl? A lo largo de los años, hemos visto que los anuncios más resonantes suelen compartir ciertas características: transmiten un mensaje que invita a la reflexión, parecen esfuerzos sin esfuerzo, y sobre todo, son divertidos sin tratar de forzar la simplicidad, el desenfado o el humor. La autenticidad es clave; los espectadores pueden percibir cuando una marca intenta ser algo que no es, y esto puede ser contraproducente.

Frecuentemente, estos comerciales incluyen cameos de celebridades o están dirigidos por figuras renombradas, como el reciente trabajo de Martin Scorsese. Sin embargo, el verdadero arte radica en asegurar que el mensaje trascienda la presencia de estas estrellas. La marca debe ser el protagonista, dejando una impresión duradera que eclipse incluso al famoso más querido. No se trata de «mira a esta celebridad», sino de «mira cómo esta marca resuena conmigo».

Por otro lado, están los anuncios que intentan romper el molde, creando personajes o mundos completamente nuevos, algunos incluso rozando lo extraterrestre. Aunque estos esfuerzos son aplaudidos por su audacia, no siempre logran el impacto deseado, ya que pueden resultar demasiado alejados de la realidad del espectador. Y luego están los clásicos, como el oso de Coca-Cola y los caballos de Budweiser, que apelan a la nostalgia y los valores tradicionales, recordándonos que, a veces, la simplicidad es la máxima sofisticación.

En esencia, el Super Bowl es mucho más que un campeonato de fútbol americano; es un festival de creatividad, un lienzo en blanco para que las marcas cuenten sus historias de la manera más innovadora y memorable posible. Para aquellos de nosotros apasionados por el marketing y la publicidad, no se trata solo de los anuncios en sí, sino de la magia que surge cuando una pieza publicitaria logra resonar con nosotros a un nivel más profundo, más allá de la venta de un producto. Es el arte de contar historias en su máxima expresión, donde la verdadera victoria se mide no solo en ventas incrementadas, sino en los corazones y mentes capturados por ese breve momento de genialidad creativa.

Mis cuatro favoritos:

A ver, a veces se logra, a veces no. Acá les comparto mis favoritos, que este año no son tantos, pero mi criterio se basa en dos puntos primordiales: ¿me dejó algo? (risas, reflexiones, un mensaje interesante) y ¿me acuerdo positivamente de la marca? (porque hay muchas piezas que te dejan al final como «¿de qué era ese comercial?»):

El anuncio de State Farm: Like a Good Neighbaaa

State Farm tiene un jingle muy conocido en los Estados Unidos, que reza «Like a Good Neighbor, State Farm is there». Es una pieza icónica creada hace décadas y aun permanece en los anuncios de hoy, y pocos saben que fue compuesta por Barry Manilow, que antes de convertirse en una estrella de la música tuvo una exitosa carrera componiendo jingles publicitarios. Por esta pieza cobró en su momento solo 500 US$, por cierto.

En la pieza que State Farm hizo para este Superbowl, se encuentra ese jingle con el acento de Arnold Schwarzenegger, en un comercial donde el mismo se burla de su pronunciación del inglés (neighbaaa, en lugar de neighbor), y que particularmente me parece la mejor pieza de esta edición. Te ríes un rato y te acuerdas de la marca de una forma positiva. Personalmente he tenido experiencias con ellos y son tal cual como el comercial, un buen vecino dispuesto a darte una mano.

 

Ben Affleck y Dunkin Donuts se burlan de ellos mismos con The Dunkings

Ben Affleck va a una grabación de Jennifer López a mostrarle su nueva boy band, The Dunkings. Es un desastre, claro, pero es una pieza que parece sacada de Saturday Night Live, donde además aparecen Matt Damon y Tom Brady. Es parte de toda una serie de piezas de Ben Affleck para Dunkin Donuts (una marrca que es original de Boston, de donde son Affleck y Damon) y que al igual que la pieza de State Farm, te deja recordando la marca.

 

Cetaphil: Una nueva tradición

Un padre trata de conectar con su hija adolescente, en un comercial donde no aparece ningún famoso, pero hay ciertas alusiones a Taylor Swift y su famosa relación con Travis Kelce y los hoy campeones de la NFL. Te deja una sonrisa o al menos una lagrimita al verlo. En cuanto a la marca y el producto, terminas relacionando Cetaphil (la crema) con las tradiciones familiares, o diciendo «que bonito le quedó este comercial a Cetaphil).

Microsoft y Copilot

Como apasionado de la tecnología como una forma de ayudarnos a tener una mejor calidad de vida, el mensaje de Microsoft este año fue fantástico. Descargué Copilot en mi teléfono de inmediato.


Otros que vale la pena mencionar:

Deadpool y Wolverine

El Superbowl tambièn es el lugar para presentar trailers y teasers de películas a estrenarse, y el que más me gustó fue el de Deadpool y Wolverine, que cumple con todo lo necesario para ser un buen comercial del día del fútbol americano: te hace reír, te hace recordar de qué era el comercial, y te hace querer ir a poner tu dinero en sus bolsillos.

 

Oreo: Twist on It

Twist it es como un cara o sello que se hace con las galletas Oreo. Si la cremita queda en tal lado, haces tal cosa, es más o menos la premisa, y me pareció gracioso que comenzó con los guardias de Troya decidiendo si dejaban entrar al famoso caballo o no, girando una galleta Oreo.

Mr T en Skechers

Cada vez que escribo o pronuncio esta marca de zapatos, le agrego una T. Sketchers, y es Skechers. De eso se trata el comercial, e invitan a Mr. T con su famosa frase «I pity the fool» para pelear porque a el le parece que si hay T en Skechers, porque el los usa.

 

Doordash: All the Ads

Doordash hizo una pieza donde incluyen todo tipo de productos: las cervezas, las mayonesas, las bebidas, las galletas Oreo, y te dicen «todas estas marcas que ves en los comerciales, las puedes tener en tu casa con Doordash. Boom.

 

Que no se te olvide Uber Eats

Uber Eats hizo una pieza simpática con una exageración de personajes famosos. Es gracioso que usaron un «momento meme» de este año como fue el clip de Victoria y David Beckham («be honest») y lo replicaron en los teasers de esta pieza.

 

Here’s to Science: Pfizer se apoya en un soundtrack ganador

Un soundtrack ganador, el tema Don’t Stop Me Now de Queen, y clips de 175 años de ciencia y descubrimientos es la premisa de esta pieza de Pfizer. Me gusta el mensaje, y me encanta la música.

 

Toyota y el humor de la gente gritando

Todo el mundo ha tenido oportunidad de literalmente «guindarse» de la manilla de un carro cuando vas a altas velocidades, o en una situación peligrosa, y de eso se burlan en este comercial de Toyota, hasta en varios idiomas.

 

Doritos: Dina y Mita, con Jenna Ortega

Esta pieza es graciosa, con Jenna Ortega y sus «tías» Dina y Mita para los Doritos Dinamita. La premisa es que se llaman así, (mmm, ok), y que pelean como ninjas para recuperar la última bolsita de Doritos Dinamita que quedaba en el supermercado. No comments.

 

Hello Down There, dirigido por Martin Scorsese

Cuando leí que Martin Scorsese iba a dirigir un comercial del Superbowl me emocioné por el nivel que le iba a dar a todo el resto de las piezas del domingo. Pues se los dejo para que ustedes mismos lo vean y me digan cual es la marca.

 

BMW y «Talkin Like Walken» (Feat. Usher)

Christopher Walken es una leyenda viviente, es lo mejor del comercial.

 

 

Guillermo Amador

Guillermo es Arquitecto, Marketero, Podcaster. También es Masterchef de su casa. En sus ratos libres...ah no, eso no tiene.

Add comment

Robot

La intención de Robot es compartir ideas y opiniones de emprendedores, soñadores, artistas, gente única e irrepetible que sueña, construye, piensa, se atreve…lo logra. Gente que entiende la tecnología como una herramienta para enriquecer e impulsar el camino que recorremos. Gente que disfruta el estilo de vida digital, pero nunca lo cambiaría por un atardecer, una buena conversación con otro ser humano, el olor del césped recién cortado, escuchar una canción, probar un pedazo de turrón.

Porque si sientes que tienes algo que contar, probablemente alguien esté ansioso por leerlo.

Highlight option

Turn on the "highlight" option for any widget, to get an alternative styling like this. You can change the colors for highlighted widgets in the theme options. See more examples below.

Instagram

Instagram has returned empty data. Please authorize your Instagram account in the plugin settings .

Podcast

Un podcast para humanos, hecho por humanos que trabajan para un robot.

Advertisement

Small ads