Apple y la magia de la televisión

0
385

La magia de la televisión. ¿Cuántas veces hemos escuchado eso? Particularmente, soy de una generación que creció viendo televisión, sentado frente a una caja grandísima con imágenes y sonidos, con historias fantásticas que de alguna forma ayudaron a criarme (¡puedes echarle la culpa a la televisión, mamá!). Crecí viendo superhéroes en blanco y negro, antes de los Avengers, que luego cobraron nueva vida con el color. Animales que hablaban, cantaban y bailaban (algunos hasta volaban). Marcianos simpáticos, genios en su botella, brujas bondadosas que al mover la nariz arreglaban cualquier entuerto, carros que se manejaban solos, historias de policías, de genios, de tontos, de romance…historias que te hacían reír, llorar, soñar. Todo en una caja que fue creciendo con el tiempo, que luego se fue aplanando y creciendo más, y que pasó de ser un objeto en el centro de la casa, donde nos reuníamos a ver un programa juntos en familia, o que nos acompañaba en las tardes a hacer la tarea. Recuerdo que los domingos siempre veía Los Magníficos (The A-Team) con mi familia, casi religiosamente. Nos reíamos de la fobia a los aviones de Mr. T y nos sacaba una sonrisa el coronel Hannibal Smith cuando decía “me encanta cuando un plan se concreta”.

Como ven, no es mentira, soy de una generación que fue criada frente al televisor.

En estas páginas hemos hablado muchas veces de cómo ha cambiado la forma en la que consumimos contenido, y como a medida que eso cambia (fíjense que no digo “avanza”, sino que “cambia”), cambia el medio por el cual lo conseguimos (es decir, no solo es la televisión abierta, luego el cable, después Internet nos trajo el canal más visto en el mundo, YouTube, cuyo contenido almacenado es tanto, que no hay forma de que un ser humano pueda ver todo lo que hay dentro de sus servidores en una vida). Por un tiempo lo consumimos mediante discos o cartuchos de cinta, luego mediante streaming (Netflix comenzó alquilando DVDs que enviaba por correo, por ejemplo), y algunos de esos sitios que distribuían cintas (VHS o Betamax), ya cerraron casi por completo (cuando escribo estas líneas, aún queda UN Blockbuster abierto en el mundo…pueden Googlear que es Blockbuster, estimados millenials).

Pero lo que no ha cambiado es que seguimos consumiendo contenido. Seguimos consumiendo historias. Historias que nos entretienen, que nos hacen reír y llorar, y a veces historias que nos inspiran. La televisión mantiene esa magia (y el cine también, claro, pero la televisión como medio para consumir contenido es la que esta en tu casa…y los dispositivos móviles, los que están en tu mano). Y Apple quiere ser parte importante de cómo consumimos esa magia, con su propia magia, la de la tecnología.

La presentación de este lunes pasado, 25 de marzo, en el Steve Jobs Theater en los headquarters de Apple en California, comenzó con un video que particularmente me llenó de emoción, porque tenía un concepto gráfico muy parecido las series que veía cuando era pequeño (y ya eran re-runs con muchos años), pero presentándonos de una manera nada sutil que de alguna forma estaban cerrando el círculo que Jobs dibujó hace muchos años, cuando nos reuníamos en Macintosh Users Groups, como nerds interesados en la magia de Apple. Recordé perfectamente aquello del “estilo de vida digital”, y ahora Apple tiene el dispositivo (los dispositivos, en realidad), las aplicaciones (para usarlas en esos dispositivos, pero también en Smart TVs, y hasta en dispositivos como Roku o Fire TV), y para completar el círculo, provee el contenido. Ese video de presentación tenía muchos “huevos de pascua”, muchos mensajes ni tan ocultos en los créditos (“escrito por Apple Pencil”, “dirigido por the crazy ones”), y particularmente fue un paseo por aquel manifiesto Think Different y un tour de force que nos mostró que realmente, Apple tiene todos los componentes de ese estilo de vida digital, que el rompecabezas se completó.

Si, ya lo hacía con iTunes con la música, y cambió la forma en la que consumimos música hoy. Si, ya servicios como Netflix o Hulu cambiaron la forma en la que consumimos contenido en video. Si, ya Apple lo hacía con el Apple TV y de hecho, ya producía programas propios, (ninguno de mi interés, por cierto), pero ahora ofrece una solución, SU solución al menos, para la locura que significa querer disfrutar de esa “promesa” de la TV por cable y del streaming: sólo el contenido que quieras, cuando quieras. Hoy en día tienes que suscribirte a 80 canales para ver los mismos 4; tienes que pagar por la posibilidad de ver 50,000 películas y series, para ver una a la semana: el nuevo servicio de Apple, tv+ te ofrece poder consumir los canales que tu quieres, y a pesar de que aun no sabemos cuánto costará esta gracia, sabemos que Apple suele lograr que pongamos nuestra cuenta bancaria en sus servidores.

El lunes estaban en el teatro algunos de los Avengers sentados en el público, y en el mismo recinto estaban amigos relatando la experiencia. Spielberg apareció en el escenario para hablarnos de Storytelling; nos emocionamos al ver a JJ Abrams y Sarah Bareilles; luego Reese Whiterspoon, Jennifer Aniston y Steve Carell nos revelaron que tendrían su propio programa; Kumail Nanjiani nos habló de series de humor; Jason Momoa salió junto a Viola Davis y al final apareció la reina de la TV de los Estados Unidos, Oprah, como para que no quedara dudas: Apple tendrá contenido de calidad y para todo tipo de público en su plataforma.

El servicio finalmente verá la luz en Mayo, y lo esperamos con atención. Ya estamos preparados porque en mi casa (y en mi oficina también) hay suficientes Apple TVs para seguir disfrutando de la magia de la televisión, de la mano de la magia Apple.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here