Cultura, Opinión

The Amazon Post

Hace un montón de años atrás, hice mi primera compra por Internet, en una página que era mas o menos nueva, que...

Guillermo Amador Written by Guillermo Amador · 1 min read >

Hace un montón de años atrás, hice mi primera compra por Internet, en una página que era mas o menos nueva, que comenzó vendiendo libros y que ahora estaba comenzando a vender CDs. En Caracas históricamente hemos tenido un muy mal servicio de correos nacionales, y del momento en que hice el pedido al momento en el que una cajita blanca, golpeada en todas las esquinas, como si la hubieran traído a patadas desde la aduana en La Guaira,(el puerto que sirve a la ciudad de Caracas, a 45min una ciudad de otra), pasaron 3 meses. Cuando llegó la cajita y la abrí, allí estaba, un CD de Natalie Merchant, ex-vocalista de 10,000 Maniacs, mi primera compra a través de Internet.

Obviamente el sitio se llamaba Amazon.com, y hoy en día es un imperio digital, donde inclusive alojo contenido de mis clientes en su “nube” y compro libros electrónicos que envío a mi iPad o al Kindle de mi esposa.Y comenzó con un tipo muy ingenioso y emprendedor llamado Jeff Bezos, que en 1994, cuando “comercio electrónico” no era precisamente un tópico para iniciar una conversación de mas de 30 segundos, se fijó que el crecimiento anual de Internet para la fecha era de un 2.300% y que el potencial era inmenso, era potencialmente un nuevo mercado.

Luego de una visita a la American Booksellers Convention para aprender todo lo que podía del negocio de los libros, se fijó que ya los mayores distribuidores habían compilado sus catálogos de forma electrónica. Como todos los grandes emprendedores y líderes que han cambiado al mundo, se arriesgó. Dejó una cómoda posición en Nueva York y en una vieja camioneta junto a su esposa se mudaron a Seattle. En el garage de una casa de dos habitaciones, usando como mesas unas puertas que compró en Home Depot, montó el primer headquarter de Amazon.com (primero lo llamó Cadabra.com, pero luego le puso Amazon en honor al río Amazonas).

El resto del cuento ya lo conocen, el negocio creció, y Bezos siempre ha estado innovando, siempre ha estado emprendiendo, nunca se ha detenido. Nunca se ha conformado con el “botín” del primer cheque recibido, nunca se ha dormido en sus laureles. Su idea desde el principio no fué montar unstartup para venderlo al primer postor que se le atravesara, como sueñan muchos que no tienen las agallas para seguir el duro camino del emprendimiento. Su idea era seguir creciendo, innovando, reinventándose.


Cuando leí en Twitter que Jeff Bezos había comprado el Washington Post, uno de los templos del periodismo mundial, sentí cierta emoción. Lo que vaya a hacer con el, no lo sabemos, pero seguro será algo interesante. Lo que me emocionó de leer esa noticia fue sentir, una vez mas, que el camino del emprendimiento no tiene final, pero si recompensas. Que como dijo aquel poeta de Rosario, Rodolfo “Fito” Páez: lo importante no es llegar, lo importante es el camino.

Written by Guillermo Amador
Guillermo es Arquitecto, Marketero, Podcaster. También es Masterchef de su casa. En sus ratos libres...ah no, eso no tiene. Profile

El poder de las groserías.

Aglaia Berlutti in Cine y TV
  ·   5 min read

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *