Cultura, Opinión

Cómo escribir un correo sexy

Tienes una gran idea, un proyecto genial o un producto estupendo y necesitas comunicárselo a alguien para que te ayude, para que...

Tienes una gran idea, un proyecto genial o un producto estupendo y necesitas comunicárselo a alguien para que te ayude, para que te lo compre o para que te aconseje. También puede ser que ya sepan lo fantástico que es tu trabajo o que sólo quieras concretar una reunión, hacer una pregunta o una solicitud. Sea cual sea el caso, quieres que lean tu correo y no sólo eso, sino que sea efectivo. Entonces tienes que escribir un correo que sea sexy: es decir, que despierte interés y agrade. Irresistible.
-Saber lo que se quiere, es sexy.
La inseguridad es el principal enemigo del sex appeal. Antes de escribir ese correo, pregúntate ¿qué es lo quiero decir? ¿qué es lo que busco? ¿cómo deseo que se sienta la persona que lo recibe? ¿emocionada, inspirada, entusiasmada? Trata de responder estas preguntas en un par de líneas y no te pongas a redactar el correo hasta que lo consigas. Escribir te ayuda a concretar y construir mensajes claros. Y los mensajes claros seducen.
-Ser auténtico y espontáneo, es sexy.
Cuando nos dirigimos a otros debemos ser honestos. No anuncies algo que no vas a cumplir. Olvídate de usar adjetivos que no correspondan con lo que ofreces. Piensa en esto desde que escribes en el asunto. Las palabras “importante” o “urgente” se toman en serio. El asunto es un abreboca de lo que viene, aprovéchalo. Haz que la persona quiera leer tu correo, pero nunca con falsas ofertas o lugares comunes, sino con inteligencia y buen humor.
-Tomar en cuenta lo que otro desea y necesita, es sexy.
Al dirigirte a otro, no pienses sólo en lo que quieres tú. Si quieres captar totalmente su atención y dejar huella, ofrece también algo. Hazle saber que también piensas en sus necesidades. Ya sea una solución a un problema sencillo que te haya manifestado o compartir con ella algo inspirador. Puede ser un texto, una imagen, un enlace, un video. La gente verdaderamente sexy siempre hace sentir especial a los demás.
-Valorar el tiempo del otro, es sexy.
La gente sexy nunca es empalagosa ni se anda por las ramas. Está segura de lo que quiere y va directo al grano. Concéntrate en presentar una sola gran idea y no dejes preguntas sin responder respecto a ella. Si te das cuenta de que necesitas más de cinco líneas para explicarte, tienes que revisar lo que escribiste o tal vez lo más apropiado es hacer una llamada.
-Ser impecable y gentil, es sexy.
Cuida las formas: saluda, revisa posibles faltas de ortografía, frases sin concluir, tipo de fuente. Y por supuesto, también el tono. Una persona sexy tiene buen sentido del humor y lo usa a su favor, oportunamente. Lo que nunca estorba es decir gracias y despedirse amablemente, de acuerdo a nuestra cercanía con quien recibe el correo. Escribir, sea cual sea la plataforma, habla de ti. Por eso, no le des a enviar inmediatamente.
La gente sexy no se apresura. Déjalo reposar unos minutos, vuelve a leer. Corrige. Envía. Sé sexy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *