Practica la empatía.

¿Les ha pasado que conversan con alguien y encuentran tranquilidad, sosiego y sienten que de alguna forma esa persona los está entendiendo? Esa misma persona puede ser que sea apasionada en lo que hace, y sea buena influencia hacia los demás, pero todo eso nos dice que esa persona tiene una de las capacidades que más aprecio en los que me rodean: la empatía.

¿Les ha pasado que conversan con alguien y encuentran tranquilidad, sosiego y sienten que de alguna forma esa persona los está entendiendo? Esa misma persona puede ser que sea apasionada en lo que hace, y sea buena influencia hacia los demás, pero todo eso nos dice que esa persona tiene una de las capacidades que más aprecio en los que me rodean: la empatía.

La empatía es la habilidad de entender emocionalmente lo que otros sienten, es la capacidad de ver las cosas desde el punto de vista del otro e imaginarse en los zapatos de ese otro. Generalmente la gente está consciente de sus propias emociones y sentimientos, pero meterse en la mente de los demás puede ser un poco difícil, porque la habilidad de sentir empatía te permite «caminar un kilómetro en los zapatos del otro» (no solamente calzarlos un ratico).

Saber lo que es la empatía y tener esa habilidad, hacer que ver personas que responden con indiferencia y hasta hostilidad ante el sufrimiento de otros sea algo inentendible, pero el hecho de que existan personas que respondan así muestra que la empatía no es una respuesta universal en las relaciones con los demás.

Cuando les hablo de empatía y de que me parece importante tratar de desarrollarla y practicarla a menudo, no me refiero a que seamos los que siempre ponen la otra mejilla, ni que vamos a dejar de perseguir nuestros objetivos y ambiciones personales para dar paso a los otros. La empatía no tiene que ver con eso, sino con una mejor relación con la sociedad en la que vivimos, y en esa sociedad están nuestras relaciones de trabajo, afectivas y personales. Una persona con empatía es un mejor compañero de trabajo y además un mejor líder, una persona con empatía es un mejor padre, hijo, amigo. Por supuesto que ser empático a veces significa que puedes sentirte sobrecogido y hasta «quemado» por pensar constantemente en las reacciones de los demás, y es por eso que es importante poner un límite en cuanto sientas que te está haciendo daño «entender» demasiado a los demás, (el ejemplo de siempre poner la otra mejilla o dejar incluso que se aprovechen de tu empatía). La empatía es distinta a la simpatía y la compasión, que si bien están relacionadas con la empatía, usualmente son una conexión mas pasiva, mientras que la empatía generalmente es un intento más activo de entender a las demás personas.

Existen tres tipos de empatía que una persona puede llegar a sentir: la empatía afectiva, que hace que entiendas las emociones de la otra persona y respondas apropiadamente; la empatía somática, que hace que incluso sientas una reacción en tu cuerpo y experimentes lo que otros están sintiendo; y la empatía cognitiva, que hace que puedas entender el estado mental de otras personas e incluso que pueden pensar en respuesta a una acción o situación.

Como les mencioné antes, una persona que practica y desarrolla su empatía es un mejor ser humano, mejor compañero de trabajo, amigo y familiar, y eso hace que nos preguntemos por qué hay gente que sencillamente no es ni quiere ser empática con el resto de la humanidad, ni siquiera con los que tiene más cerca. Pues resulta que no todo el mundo es capaz de desarrollar la empatía, y no es una falla poco importante, porque tener así sea el más mínimo grado de empatía es lo que nos permite vivir en sociedad. Algunas personas tienen una visión sesgada del mundo que los rodea producto de sus propios conocimientos, experiencias, bagaje cultural, que hacen que sea muy complicado ver una situación desde la perspectiva del otro. 

La empatía tiene múltiples beneficios, como ayudarte a construír conexiones sociales con otros, responder apropiadamente en situaciones sociales. También te permite autoregular tus propias emociones y manejar sus sentimientos, hasta en momentos de gran stress sin sentirte sobrepasado.

¿Cómo mejorar tu empatía?

  • Trata de escuchar a los demás sin interrumpirlos (ya lo dice Dale Carnegie, en una conversación, escucha al otro antes de contribuír, no se trata de esperar tu turno para dar una respuesta preestablecida, sino de escuchar y allí decidir qué contestar o si vas a contestar algo).
  • Presta atención a la comunicación no verbal, pero tampoco entregues toda tu reacción a ella: estar cruzado de brazos no siempre significa que estás aburrido del que habla, a veces simplemete estás agotado físicamente.
  • Pregúntale a la gente por ellos y lo que hacen.
  • Y por supuesto el clásico, trata de imaginarte en los zapatos de los demás.

De nuevo, trata, porque no todo el mundo va a querer ser transparente contigo, no todo el mundo es capaz de desarrollar empatía, y no siempre podemos entregar nuestro tiempo a causas perdidas.

Tratemos de desarrollar nuestra empatía, y veamos como mejora nuestro entorno y nuestras relaciones de trabajo y personales.

¿Eres empático con los demás? ¿Practicas la empatía o te cuesta? Cuéntame haciendo reply a este post o escríbeme a guillermo@elmodulor.com

Guillermo Amador

Guillermo es Arquitecto, Marketero, Podcaster. También es Masterchef de su casa. En sus ratos libres...ah no, eso no tiene.

Add comment

Follow us

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular

Most discussed