Vuelven las brujas y con ellas, la diversión.

El retorno de las brujas 2” de Disney+, es un sentido y divertido homenaje al film original, que además, tiene la cualidad de tener personalidad propia. Las Sanderson han regresado a Salem en todo su extravagante y en ocasiones, siniestro esplendor. 

La primera gran escena de El retorno de las brujas 2 de Disney+ es una inesperada mirada a la infancia de Las Sanderson. Winifred, Sarah y Mary son tres huérfanas atrapadas en un Salem rural a mitad del siglo XVI, en el que ya despiertan desconfianza. El jovencísimo trío debe luchar no solo contra vecinos fisgones y un alcalde decidido a imponer su voluntad sobre ellas.

También, con el hecho de ser poco comunes. Una especie de estigma para una multitud puritana que las contempla a la distancia con recelo. Las pequeñas Sanderson, por entonces con curiosas capacidades y un comportamiento más que desconcertante, eran motivo de temor. La idea, vincula al film original con su inmediata continuación a través de la percepción sensible a través de sus queridos personajes centrales. Si antes, las tres brujas eran caricaturas de la idea popular acerca de la magia, la nueva versión las humaniza y brinda tridimensionalidad.

Todo, gracias a un medido golpe de efecto que se sostiene sobre un pasado de inesperada ternura. Antes de ser una siniestra leyenda en Salem y de tratar de destruir el pueblo en medio de insólitos hechizos, las Sanderson eran niñas. Tres hermanas que escaparon al bosque para evitar que les separaran. Una mirada a la historia que añade peso y una genuina sensibilidad a una narración en apariencia simple.

Pero la directora Anne Fletcher toma el argumento del film que le precedió y le otorga un nuevo sentido y energía. Para cuando la historia regresa a la actualidad, es evidente que El regreso de las brujas 2 es un homenaje cariñoso a una historia generacional. Pero al mismo tiempo, una celebración a esa chispa de inteligente humor que todavía sostiene a la narración sin dificultad.

Volar con una escoba en medio de un escenario lleno de buenos recuerdos 

Una de las grandes fortalezas de esta secuela tardía, es saber con exactitud el lugar del cual proviene. Tanto en lo narrativo, como en lo visual y en los símbolos que maneja, El regreso de las brujas 2 celebra el encanto malicioso del film anterior. A la vez logra algo más ingenioso. Hacerse nuevas preguntas, acerca de sus brujas. Bette Midler, Sarah Jessica Parker y Kathy Najimy retoman sus papeles con una contagiosa energía que sorprende. Además, imprimen a sus personajes un renovado sentido de la personalidad.

Hay una curiosa sensación de atemporalidad en todo el film, que permite al tiempo fluir con una inesperada facilidad. Un recurso brillante que evita que la nostalgia sea el centro principal del argumento. Para las Sanderson, los siglos no transcurren. Para Salem sí lo hace. Sin duda, para la generación de fanáticos que creció con el recuerdo amable de las tres icónicas figuras, también.

Pero el guion hace un buen trabajo en construir un puente sólido entre la historia anterior y la más reciente. A la vez, de hacer confluir todos sus planteamientos — y esta vez, la historia es más rica, más inteligente y mejor construida -en un punto central.

Érase una vez tres brujas en un bosque prohibido 

Pero al fin y al cabo, esta es una película sobre las Sanderson y la directora lo sabe. La producción cuida que cada detalle en sus queridas figuras centrales sean un vínculo directo con la extravagante imagen que las hizo famosas. Desde el conocido cabello rojo y cardado de Winnie hasta la melena rubia de la inocente Sarah.

Las criaturas mágicas más temibles de Salem regresan en todo su esplendor. Fletcher logra englobar tanto la idea de la magia — benigna o siniestra — con un elemento más humano y sentido. Por supuesto, también hay un punto de ingenuidad. La inevitable sensación que las Sanderson pertenecen a un pasado inocente y definitivamente, menos malicioso.

El regreso de las brujas 2 una reinvención cuidadosa sobre una narración con límites definidos. El guion sabe que se trata de una versión mejorada, más grande y mejor planteada que la original. Pero al fin y al cabo, es un fenómeno generacional que no puede darse el lujo de desvirtuar su premisa central. Lo que no impide que la directora pueda innovar para dar un aire contemporáneo y burlón a lo familiar.

Desde la personalidad del viejo libro mágico, el regreso del Billy Butcherson (Doug Jones) hasta la concepción del portento sobrenatural. La producción profundiza en sus puntos más reconocibles y les brinda una inesperada originalidad.

Sangre joven para una historia conocida 

Como si eso no fuera suficiente, el film incorpora a un nuevo trío de brujas. Con una evidente referencia a la ya icónica Jovenes y Brujas, Becca (Whitney Peak), Cassie (Lilia Buckingham) e Izzy (Belissa Escobedo), tendrán que enfrentar a las Sanderson. Pero más allá de una batalla mágica a toda regla o una persecución entre fuerzas opuestas, el guion explora algo más sutil. Tanto, como para el gran conflicto del film, sea la forma en que las Sanderson puedan comprender el sentido mismo de su existencia y su necesidad de persistir.

Claro está, la película está llena de chistes, guiños a la cultura pop y un sentido del humor tan ligero como entrañable. Incluso, hay lugar para un emocionante número musical que es tanto un homenaje a la película original, como para sus brujas. Con una frescura y amabilidad que sorprende, la premisa que deja clara esta continuación de inesperada inteligencia es un punto esencial. Las brujas son mujeres libres. Malvadas, un poco alocadas, sin duda. Pero en esencia, por completo ajenas a cualquier atadura.

De hecho, buena parte del argumento medita sobre esa idea, que subyace bajo la historia principal. Sin grandes estridencias o un comentario político obvia, la producción celebra esa libertad. Ese hilo conductor entre la historia previa y la actual.

Hace 29 años, el Retorno de las Brujas de Kenny Ortega se convirtió en un curioso suceso. La historia de tres brujas que volvían al Salem moderno en busca de venganza se convirtió en un hito de la cultura pop. Su secuela tenía la compleja responsabilidad de profundizar en el universo de un clásico de generacional. Después de todo, Las Sanderson son, quizás, uno de los iconos del cine ligero con toques de terror, tan popular durante la celebración del Halloween norteamericano.

No solo lo logra sino que además, deja claro, que se trata de una producción de calidad que funciona de manera independiente a la original. A medio camino entre el homenaje y una cariñosa despedida, el film es, sin duda, un regalo inesperado para los fans.

 

Todas las marcas mencionadas en este artículo son propiedad de sus respectivos dueños. Los videos insertados desde YouTube son propiedad de sus respectivos creadores.

Aglaia Berlutti

Aglaia Berlutti es abogada, fotógrafa y escritora, ha dedicado buena parte de su trabajo profesional en ambas disciplinas a la profundizar en la iconografía femenina, con especial énfasis en la mujer que crea y la divinidad femenina. Actualmente se desempeña como profesora de Autorretrato, fotografía en Film e historia de la fotografía en Venezuela en la Escuela Foto Arte, fotógrafa independiente y editora en la revista dedicada a la temática del horror Penumbria de México.

Add comment

Follow us

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular

Most discussed