Entretenimiento, Play The Game

Los Sims, "mis" Sims

Tuve mi primer juego de Los Sims a los 15 años, ya conocía varios juegos de Maxis como SimCity, SimAnt, SimEarth, etc...

Tuve mi primer juego de Los Sims a los 15 años, ya conocía varios juegos de Maxis como SimCity, SimAnt, SimEarth, etc pero Los Sims fue amor a primera vista. Era como si mis muñecas de la infancia tomaran vida dentro de la computadora y podía incluso crear su casa, vecindario y hasta tomar control de sus vecinos. Era como un problema de control con adicción que me llevó a tener varias generaciones de una familia que podía darme tristeza cuando uno de ellos fallecía… de hambre, de ganas de ir al baño, incendiado tratando de cocinar, mil maneras de morir tiene ese juego.

 

Para cuando salió The Sims 2 ya era una experta controlando estas vidas virtuales, “mis” Sims (como siempre los llamo) eran un reflejo de mi y de mis sueños, sus profesiones, su estilo de vestir, qué comían y cuánto dormían. Con el tiempo fui adquiriendo todas las expansiones y manejaba mi tiempo entre Los Sims y mi vida fuera del mundo virtual. Crear a mi Sim tomaba cada vez más tiempo con cada una de las nuevas versiones del juego porque Maxis insistía en hacerlo cada vez más real.
Adriana modificando su Sim. Foto: Chiyin Ng.
Adriana modificando su Sim. Foto: Chiyin Ng.
Los Sims 3 vinieron con muchos cambios, sus expansiones eran increíbles. Con World Adventures mis Sims podían viajar a sitios que nunca he viajado, como China o Egipto, pero también podía visitar en un mundo estilo Sims uno de mis países favoritos, Francia. La expansión de Generations trajo un sin fin de actividades y objetos para jugar en familia, mis Sims al igual que yo eran más adultos, más Family Oriented. Luego vino la expansión de Seasons, ésa la esperé con ansias, para ese entonces no conocía la nieve en persona, así que era genial ver a mi Sim en la nieve, haciendo un igloo y jugando a guerra de bolas de nieve con su familia, aprendí con esto lo fastidioso que es vivir las 4 estaciones, mis Sims tenían muchas tareas afuera de su casa que no tenían antes; en otoño rastrillar las hojas y botarlas. Esa sin duda fue una de mis expansiones favoritas.
La que más me gusta, y recuerdo haberla disfrutado muchísimo en Los Sims 2 era la de University, pero en el 3 era mucho mejor, mis Sims dejaban de ser teenagers para largarse a la Universidad, pero primero tenían que calificar para una beca, cosa que hacía el proceso un poco más personal y divertido. En la “vida real” fui a un instituto muy pequeño así que esto de ir de un edificio a otro en la Universidad era nuevo para mí, era como vivir esa experiencia a través de mi persona de realidad virtual, mi Sim.

 

Después de Los Sims 3 University Life me salté un par de expansiones, estaba esperando el fabuloso y altamente criticado The Sims 4. Éste resultó salir primero para PC y luego de 5 meses de larga espera salió para Mac y por supuesto ese mismo día obtuve mi copia, fue un regalo de mi esposo que aunque a él no le gustan los Sims (porque dice “servicios sociales se llevó a su bebé”), sabe lo mucho que disfruto esos ratos de juego. Ésta para mí fue una experiencia diferente a la hora de esperar su llegada porque con la era del Social Media el contacto de los gamers con los creadores del juego era muy directo, al punto en el que la crítica por su falta de piscinas fue tan grave que tuvieron que hacer un update donde incluía las aparentemente necesarias piscinas. Esta version salió sin una etapa de vida que nos presentaron en The Sims 3 Generations, los toddlers, admito que los extraño, que hay un salto raro entre recién nacido y adolescente pero así era antes y probablemente volverán.

 

Creo que esta última versión de Los Sims es tan real que poco a poco se va sintiendo menos como un juego y más como una realidad, donde puedo estar horas construyendo, conociendo y creando mi vida Sims.

 

Créditos: La foto de Adriana modificando su Sim es de Chiyin Ng. La foto de portada es de The Sims/EA-Maxis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *