Jaqueable, Opinión

Lo primero que debes hacer en la mañana.

Lo primero que haces en la mañana cambia todo tu día pero además, impacta tu desempeño y tu felicidad.

Guillermo Amador Written by Guillermo Amador · 3 min read >

En muchos países se cambia el horario un par de veces al año para aprovechar la luz del Sol y salir a la calle (o despertarse) con la luz del día. Particularmente no me encanta ese ajuste de horario que seguro hacía mucho sentido cuando no existían los relojes ni la luz eléctrica, pero lo que si sigue siendo importante con o sin cambio de horario, es empezar bien las mañanas.

Algunos son más noctámbulos, a otros les gustan más las mañanas, a mi me gusta ese momento muy temprano en la mañana o muy tarde en la noche cuando no tienes interrupciones externas, ni llamadas, ni emails, ni citas en la agenda y puedes producir, escribir, crear, hacer tu trabajo.

Les propongo una lista de cuatro cosas para comenzar tu mañana, trabajar mejor y ser (un poquito) más feliz.

1.- La primera hora de la mañana, es para ti. No chequees el correo, no mires el teléfono (quizá solamente míralo si lo usas de despertador). Es preferible que medites, hagas un poco de ejercicio (sea en tu caminadora, bicicleta o remo, o caminando alrededor de la casa), leas un capítulo de uno de esos libros que tienes allí como nuevos y por decenas porque “no tienes tiempo”, te tomes un café o un té y luego planifiques el día como sea que lo haces, (yo te recomiendo el Bullet Journal de Ryder Carroll, pero lo puedes hacer en la agenda de tu teléfono, en un cuaderno cualquiera, lo importante es que lo hagas).

Yo llevo un bullet journal para mi master plan, una agenda para el trabajo que se alimenta y alimenta a la vez mi Asana, (y para las compras de la casa uso una app suiza gratuita que se llama Bring que es genial y funciona en iOS, Android y hasta con Alexa y Google Assistant.)

El truco en todo esto es qué debo compartir y que no es necesario compartir: el bullet journal es para mi, mi agenda y mi Asana se comparte con mi equipo de trabajo y con quien quiera agendar una reunión conmigo (en Outlook puedes ver los espacios ocupados y libres); Bring lo comparto con mi esposa 😉

Foto de @plannersimplicity

2.- Lleva un registro de tus hábitos. Todos los días ten esa primera hora para ti, toma un poco de agua, haz tu cama y comienza a trabajar. Márcalo en tu agenda, lleva un registro de los hábitos que quieres incentivar en tu rutina y marca diariamente el logro. Hacer ejercicio, comer sano, organizar tu home office, sacar a pasear al perro).
Esa rutina repetida todos los días hace que pierdas la incertidumbre de no saber qué viene ahora, (disciplina, que llaman), y además te da un shot de dopamina al ir tachando cosas de tu lista.

Tomar agua, hidratarse, es muy importante porque todos los días al levantarnos nos sentimos un poco cansados, somnolientos, a veces hasta con un pequeño dolor de cabeza. Es lógico: todos los días nos despertamos deshidratados, y tomar un vaso de agua al menos, nos devuelve la vida al cuerpo, nos ayuda a pensar e incluso a perder peso si estamos un poco pasados en la balanza. Un tip extra: toma un vaso de agua antes de dormir.

3.- Haz ejercicio. Este es el que más nos cuesta a algunos, pero una vez que lo logramos hacer, se agradece. Hacer ejercicio nos da energía, hace que comamos mejor y que tomemos más agua, es parte de un círculo virtuoso y hay que tratar de hacer al menos 30 minutos diarios de algún ejercicio cardiovascular como caminar con un paso acelerado, correr, montar bicicleta, nadar. Si es en la mañana o en la tarde, no importa tanto como que hagas algún ejercicio.

4.- Lo más importante primero. Si, es obvio, pero muchas veces lo postergamos, nos da pereza, “no tengo tiempo ahora”. A mi me pasa que si sé que una tarea me va a tomar un tiempo específico y el espacio de tiempo que estoy recorriendo es menor, la muevo para más tarde. Tiene lógica: si este brief me toma 3 horas y solo tengo 2 ahora, la dejo para las 2 de la tarde, ¿verdad? Pero qué pasa si a las 2 de la tarde hay una reunión imprevista, si recibes otra llamada en la mañana que retrasa tu almuerzo, tu agenda, y terminas moviendo la tarea para mañana, pasado, nunca.

Comienza por lo más importante, que quizá no es super urgente, (seguro no es responder emails), pero es una tarea que seguro es fastidiosa pero te va a traer una gran satisfacción haberle tachado de tu lista.

¿Tienes una rutina fija para tus mañanas? Cuéntame en los comentarios.

Te pareció interesante este artículo? recibe otros similares y más información de interés para ti suscribiéndote a mi lista de correo en todo.elmodulor.com.

Written by Guillermo Amador
Guillermo es Arquitecto, Marketero, Podcaster. También es Masterchef de su casa. En sus ratos libres...ah no, eso no tiene. Profile

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *