Cine y TV

Los pesares de la Princesa del Pop.

Durante los últimos meses, la salud mental de Britney Spears ha estado de nuevo en el centro de la atención pública y...

Written by Aglaia Berlutti · 13 min read >

Durante los últimos meses, la salud mental de Britney Spears ha estado de nuevo en el centro de la atención pública. No es la primera ocasión en que su agitada vida familiar y emocional es motivo de debate y en especial, luego que la tutela legal que su padre ejerce sobre su carrera encendiera la polémica entre sus fanáticos. ¿Necesita Britney Spears supervisión médica y legal sobre su carrera? ¿Es creíble la teoría conspiratoria del movimiento #freeBritney, que insiste que la tutela legal es una forma de controlar las ganancias que la figura de la cantante continúa generando?

Un comienzo fulgurante:
Britney Spears ha sido una estrella la mayor parte de su vida: desde su adolescencia en el popular Club Disney hasta su carrera como icono pop de los noventa, la estrella es una de las figuras del mundo del entretenimiento más queridas, con un considerable número de fanáticos que le apoyan allí a dónde va. De modo que cada situación que se relaciona con su vida privada es motivo de interés, discusión y polémica. 

Uno de los escándalos más duros de sobrellevar para la artista, ha sido la complicada y larga batalla legal que lleva a cabo para defender su derecho a la autonomía profesional, luego de encontrarse bajo la tutoría de su padre -  conservador y con problemas de salud -  durante años. Se trata de una circunstancia que abarca casi dos décadas de la vida profesional de Britney y que, con toda probabilidad, continuará siendo de enorme importancia en el futuro. 

El tema llegó de nuevo este año al foco de la atención pública, cuando la cantante solicitó que la tutoría sea revisada por el juzgado de Los Angeles, lo que ha provocado todo un nuevo proceso legal que, con toda seguridad, se extenderá el año entero. La situación ocurre, después que en el 2019 se anunciara la abrupta suspensión de su espectáculo en las Vegas Britney: Domination, lo que desató una ola de comentarios y rumores sobre su salud mental y el papel que podría estar desempeñando la influencia de su padre en una decisión de semejante calibre. Todo lo anterior, provocó un público debate sobre la salud psiquiátrica de Britney, su capacidad para manejar su vida financiera y profesional, pero en especial, la forma como la ley norteamericana analiza la relación de la artista con su familia, cada vez más complicada y dura.

Una historia dolorosa.

Britney fue una de las estrellas más famosas de los años noventa, desde que, a los 16 años, la canción y el álbum …Baby One More Time, la catapultó no sólo a ser una de las grandes estrellas pop de la década, sino una de las cantantes más vendidas de todos los tiempos. Britney era por entonces una adolescente con una energía incansable para trabajar y el epítome de la chica buena norteamericana. Con trenzas y un uniforme escolar, el vídeo del single se hizo una imagen icónica para buena parte de su generación. 

No obstante, en los años siguientes su imagen impecable cambió drásticamente en medio de todo tipo de noticias sobre abuso de drogas, alcohol y un comportamiento errático que tuvo su punto culminante el 16 de febrero del 2007, con la preocupante escena de Britney rapándose el cabello frente a los paparazzi que la perseguían. En ese momento, la cantante tenía varias cosas de considerable gravedad con la cuales lidiar: encaraba su divorcio con el ex bailarín Kevin Federline y también, una dura batalla legal por la custodia por los dos hijos de ambos. Además, era incapaz de escapar de una insoportable presión mediática sobre su comportamiento y vida personal. 

La explosión emocional — que terminó, además, con Britney golpeando con un paraguas las puertas de un coche — se convirtió en un campanazo sobre su salud mental: Hubo múltiples evaluaciones psiquiátricas y finalmente, una curatela ordenaba por la Corte. La figura legal asumía que Britney era incapaz de cuidar de sí misma, por lo que ponía a Jamie Spears a cargo de sus finanzas, así como de su salud física y mental. En su momento, la medida fue calificada de necesaria para mantener la estabilidad de la cantante y evitar pudiera hacerse daño en medio de lo que se describió como una complicada crisis mental. 

No obstante, casi una década y media después y con la tutoría aún vigente, la pregunta si continúa siendo necesaria acaba de saltar la privacidad de las cortes para convertirse en una discusión pública sobre la cordura de Britney y en especial, su capacidad para cuidar de sí misma. Como si todo lo anterior no fuera suficiente, un considerable número de fanáticos viralizó desde el mes de Julio, el HT #FreeBritney que hizo hincapié en el hecho que no está muy claro lo que está ocurriendo puertas adentro del juzgado, sino también, en el seno de la familia Spears. ¿Por qué la cantante solicitó el fin de la curatela? ¿Que ha provocado todo este vendaval publico alrededor de estabilidad psiquiátrica? ¿Se esconde algo más turbio en medio de la situación, tal y como sugieren las teorías del movimiento #FreeBritney?

Un misterio incómodo.

Buena parte de lo que ocurre en la familia Spears, se discute en privado. Los abogados, apoderados, publicistas y parientes se han negado a declarar sobre lo que podría estar ocurriendo — o no — en el juzgado, por lo que resulta difícil entender lo que pasa en medio de una situación legal cada vez más confusa. Por ahora, lo que está claro acerca de la circunstancia que rodea a Britney es lo siguiente: 

En octubre de 2018, el equipo artístico que rodea a Britney, anunció que comenzaría un nuevo espectáculo en Las Vegas, titulado Britney: Dominación, lo que significaba de un modo u otro, un nuevo paso en la vida artística de la cantante. No obstante, en enero de 2019, la propia Britney, dijo que todos los planes quedaban en suspenso y que quedaría en un “receso de trabajo indefinido”, debido a la salud de su padre, que semanas antes, había sufrido una grave ruptura de colon que le obligó a recluirse y abandonar cualquier tipo de actividad pública. 

Pero la información realmente preocupante surgió en mayo del mismo año, cuando la web dedicada al mundo del espectáculo TZM anunciaba que Britney se había registrado por cuenta propia en un centro de salud mental, por lo que se llamó de manera general como “una crisis nerviosa”. No obstante, poco después la cantante reveló que su padre forzó el ingreso por vía judicial, debido a que había salido a comer una hamburguesa sin notificarle. En septiembre, Kevin Federline consiguió que la corte cambiara las condiciones de custodia a su favor, luego de alegar que Jamie Spears, abusaba físicamente de los niños. 

La polémica aumentó luego que el patriarca Spears cediera en septiembre de 2019, la responsabilidad de la carrera — y prácticamente la vida — de Britney a la mánager Jodi Montgomery. La decisión provocó que la madre de la cantante Lynne Spears, separada de Jamie desde el 2002, entrara en la escena pública y también la legal, solicitando formalmente la tutoría sobre la vida de su hija. La madre insiste en el hecho que Britney lleva a cabo una prolífica carrera con una ardua actividad profesional, lo que presupone que también puede tomar decisiones básicas sobre su vida. 

El punto de vista de Lynnie, coincide con el del movimiento #FreeBritney y también, con el de las famosas que apoyan a la diva, entre las que se cuentan Cher, Miley Cyrus o Chiara Ferragni. En conjunto, se solicita una investigación acerca de la pérdida de los derechos de Britney sobre carrera y que, además, pueda acceder a un abogado en el proceso legal que se inició durante la última semana de Julio. El movimiento en redes tuvo una poderosa repercusión y recabó alrededor de 300.000 firmas en las redes sociales, lo que permitió que la petición llegara a la Casa Blanca. 

La llegada de de la madre de la cantante en mitad de una situación complicada, podría favorecer a Britney, tanto como para que finalmente, pueda verse liberada de una tutoria legal que comienza a ser no sólo un método de control, sino que limita sus derechos de trabajo y vida personal a niveles preocupantes. Entertainment Tonight publicó que habría sido la propia Britney la que pidió ayuda a su madre, luego que la situación le sobrepasara. “Britney confía en ella y le ha pedido que forme parte activa de la tutela. Considera que la ayudará a tener más autonomía”, indicó el portal. 

No todos parecen a favor de un posible cese de la tutoria sobre la vida de Britney. El portal TMZ indicó — citando a fuentes anónimas — que la cantante no está sana, por lo que la preocupación sobre su comportamiento continúa. “Su medicación hace tiempo que dejó de funcionar y los médicos no consiguen dar con la tecla para volver a recuperar su estabilidad mental y emocional” insistió el medio. 

Un complicado panorama legal. 

En EEUU, una curatela (conocida en varios estados como una tutela legal), se usa por lo general para proteger a enfermos mentales, ancianos, discapacitados o pacientes extremadamente enfermos, lo que brinda total poder de decisión al tutor legal designado por la corte. En el caso de Britney, eso implica que no puede tomar decisiones personales o financieras sin que su padre las apruebe de manera directa. 

Sin embargo, los términos de la tutoria sobre Britney no se han hecho públicos, tampoco su condición mental o su diagnóstico actual. Lo que, sí está claro, es que sus tutores legales son su padre Jamie y hasta poco, el abogado Andrew M. Wallet. Ambos están obligados a presentar una auditoría financiera de cada gasto que se realiza, con la intención de salvaguardar la fortuna de Britney. Pero por extraño que parezca, la estrella del pop no tiene ningún tipo de acceso a su fortuna personal. 

En el 2019, Wallet renunció como tutor adjunto, lo que dejó a Jamie Spears como el único encargado de la salud y finanzas. En respuesta a la situación, el tribunal encargado del caso designó al abogado Samuel D. Ingham III, que funge como parte independiente y defensora de los intereses de Britney para evitar abuso de poder o explotación no debida de su dinero. La situación, a partir de entonces no ha hecho más que complicarse hasta llegar a la batalla actual que pone a Britney de nuevo, en el centro de un complicado debate sobre su salud y su capacidad mental para controlar su vida.

Los fanáticos al rescate.

En el año 2009, la frase #FreeBritney nació en medio de la campaña de la página BreatheHeavy.com, para abogar para que la cantante se liberará de la —  en apariencia —  restrictiva configuración de la tutela que debe soportar. Jordan Miller, el encargado de la web, llegó a decir que recibió una llamada de un enfurecido Jamie Spears, que amenazó con demandar y pedir la desaparición del sitio, lo que al final no ocurrió.

La frase se volvió viral y parte de la conversación en redes sociales alrededor de la actriz, hasta que en abril de este año, se hizo algo semejante a una llamada de ayuda, luego que el podcast Britney’s Gram, recibiera un audio de un supuesto asistente legal que no quiso identificarse y que insiste, en que la situación puertas adentro de la familia Spears es por completo insostenible, además de plantear preocupaciones acerca del bienestar y la capacidad de Britney para continuar bajo el mandato legal al que ha estado sujeta por doce años. 

La llamada, sumado a algunas especulaciones públicas de influencers y otras voces de redes sociales, provocaron que el HT volviera a ser visible y en especial, sostenga una teoría conspirativa que insiste en que Britney está siendo cruelmente explotada de manera financiera y profesional por sus tutores. Por ahora y mientras el juicio no llegue a conclusiones, las teorías del movimiento y las voces preocupadas a su alrededor, siguen siendo especulaciones preocupadas del considerable número de fanáticos de la cantante. 

Celebridades como Paris Hilton, Snooki, Rose McGowan y Miley Cyrus han usado el hashtag #FreeBritney, para hacer hincapié sobre su situación legal. La cantante Cher incluso se cuestionó públicamente sobre la situación en Twitter: “Pregunta … ¿Por qué se hace trabajar a una mujer, si su tutor sabe que no está lo suficientemente bien como para cuidar de sí misma?”

Una vez más, Britney. 

A principios de la última semana de Julio, se esperaba que Spears apareciera de forma virtual en la audiencia de la Corte de los Ángeles que tocaría el tema de su tutela, pero según documentos judiciales, no se encontraba presente. La audiencia continuará, durante el mes de agosto de 2020.

¿Habrá una solución favorable para Britney o tal y como insiste varias voces preocupadas, le llevará un considerable esfuerzo vencer el tutelaje? Todavía en medio de una batalla legal que puede llevar años resolver, la querida Diva del Pop, todavía tiene un largo camino por delante para recuperar su libertad personal y financiera. 

Línea de tiempo sobre el caso Britney:

1 de enero 2004.

En medio de una celebración de Nochevieja en Las Vegas, Britney contrae matrimonio con su amigo de la infancia Jason Alexander. Hubo una considerable preocupación del equipo que rodea a la cantante — en especial de su padre Jamie — porque obviamente, no hubo un acuerdo prenupcial, lo que ponía en peligro la ya cuantiosa fortuna de la cantante. Cincuenta y cinco horas después, el matrimonio quedó anulado. Según sus representantes Britney “carecía de comprensión sobre sus actos”.

14 de septiembre de 2004

Britney se convierte en madre Sean Preston, el primer hijo de su relación con Kevin Federline, con quien sostenía una relación apasionada pero intermitente.

6 de octubre de 2004

Britney contrae matrimonio con Kevin Federline. Ya se habla de excesos de alcohol y drogas, aunque por ahora, la pareja parece feliz. 

17 de mayo de 2005

Se estrena Britney & Kevin: Chaotic (caótico) , un reality show sobre la vida del matrimonio Ferderline, que tenía por objetivo lanzar la carrera del bailarín como rapero. No obstante, hay durísimas críticas sobre la imagen que muestra sobre Britney: una mujer superficial y vacía, obsesionada consigo misma. 

6 de febrero de 2006

Una fotografía muestra a Britney conduciendo con Sean Preston al volante, en una situación de riesgo. Hay un considerable revuelo y varias organiazciones de servicios sociales critican el comportamiento de la cantante. Hay las primeras críticas sobre su salud mental.

12 de septiembre 2006

Britney se convierte en madre de Jaden James. Hay comentarios sobre una posible depresión post parto que jamás son confirmados. 

7 de noviembre del 2006

Britney y Kevin Federline comienzan su proceso de divorcio.

15 de febrero de 2007

Britney Spears ingresa por primera vez en un centro de rehabilitación, por problemas mentales, abuso de drogas y alcohol. No logra permanecer en el establecimiento más de 24 horas. 

16 de febrero de 2007

En medio de una crisis de nerviosa, superada por la doble presión de su divorcio y la batalla legal por la custodia de sus hijos, Britney colapsa, se rapa la cabeza. Como dato curioso, el cabello de Britney alcanza una puja millonaria en eBay, que al final cancela la puja al no poder demostrar que el cabello pertenece a la artista. 

23 de febrero de 2007

Britney vuelve a estallar en público y ataca a un grupo de paparazzi que le acosan desde un coche. La cantante golpea con un paraguas a la puerta del vehículo y el clamor sobre su salud mental se hace público. Hay declaraciones encontradas sobre las decisiones de su familia con respecto a lo que está ocurriendo en su vida privada. 


9 de septiembre de 2007

La cantante se presenta en los premios MTV en su peor forma. Canta su sencillo Gimme More, en medio de tropezones y problemas de afinación, lo que hace suponer que está bajo el efecto de drogas o alcohol. La polémica sobre su salud mental es cada vez más grave. 

18 de octubre 2007

Britney Spears pierde el juicio que entabló por la custodia de sus dos hijos. Se habla de una crisis nerviosa y al final, una situación doméstica complicada que su padre niega a medios de comunicación. 

17 de diciembre de 2007

Britney se entera a través de los paparazzis, del embarazo de su hermana Jamie-Lynn, lo que le provoca una crisis de llanto y una crisis de nervios pública, reproducida y fotografiada hasta el último detalle por los fotógrafos. También deja en claro que hay una ruptura considerable en el seno de su familia. 

31 de enero 2008

Britney se niega a entregar a sus hijos a Kevin Federline, luego de una visita supervisada por la corte. El ex marido de la cantante pide ayuda a la policía, que llega a la conclusión que la cantante está bajo el efecto de sustancias ilegales, por lo que es ingresada a un hospital psiquiatrico bajo el polémico código 5140, que indica que un agente de la ley puede confinar a un ciudadano si llega a considerar que su desorden o adicción pone en peligro su vida. También, un juez dictamina que Britney quedará legalmente bajo la tutela de su padre y su abogado. Meses después, La corte de Los Ángeles decretaría que la tutela será permanente. 

17 de julio 2008

Se autoriza a Spears para visitar a sus hijos bajo supervisión. 

30 de Noviembre del 2008

Se estrena For The Record, el documental que sigue a Britney durante sus intentos por recuperar su carrera y que obtiene un récord de audiencia en MTV de de 5.6 millones de espectadores. 

Entre 2009–2019: 

Britney se recupera con lentitud y se convierte en una estrella madura que además, se abre espacio en todo tipo de escenarios. Entre el 2010–2012, estrena su disco Femme Fatale y participa en el programa The X Factor. Entre el 2013–2015, llega su noveno álbum en estudio Britney Jean. En 2016–2017 lanza Glory y comienzan sus conocidos espectáculos en Las Vegas. Finalmente, en el 2018 presenta su gira Piece of Me y en el 2019 toma un hiatus indefinido en su carrera.

4 de enero de 2019: 

Britney anuncia que está tomando una pausa de trabajo “indefinida” y cancela sus conciertos y espectáculos en Las Vegas. En una publicación de Instagram, la cantante se disculpó públicamente por hacerlo. No mencionó la enfermedad de su padre, aunque si habló que “su familia siempre va primero”. 

4 de marzo de 2019: 

Por razones poco claras, el tutor adjunto de Britney, Andrew Wallet, renuncia a su cargo, dejando al padre de la cantante como el único a cargo de la vida personal y financiera de la artista de por entonces, 37 años. Según Us Weekly, el abogado era responsable de monitorear los activos financieros del cantante. 

3 de abril de 2019: 

Una fuente confirma a E! que hay una sostenida preocupación por la salud mental de la cantante. La noticia que Britney se interna en un centro de salud mental llega a las redes, sin que haya comentarios de su familia. El mismo informante insistió que “La salud del padre de Britney la ha estado afectando y afectando su bienestar emocional”.

16 de abril de 2019:

 El movimiento #FreeBritney regresa oficialmente, cuando los anfitriones del podcast Britney’s Gram, Tess Barker y Barbara Gray, revelan un supuesto mensaje anónimo que advierte sobre el abuso de poder sobre Britney y el hecho que desea liberarse de la tutoria de su padre. 

Del 16 al 17 de abril de 2019: 

La madre de Britney, Lynne Spears, entra en escenario, apoyando algunos tweets del movimiento #FreeBritney, en especial lo hacen hincapié en el supuesto abuso de poder que sufre Britney. 

6 de mayo de 2019: 

De acuerdo con las fuentes de E! News, la madre de Britney solicitó ser informada sobre todo lo referente a la tutoria de Britney. 

10 de mayo de 2019: 

Britney y su madre y su padre, acuden al juzgado para una revisión de los términos de la tutoría. El juez ordena una evaluación experta de la situación mental de la cantante. 

9 de septiembre de 2019: 

Jamie Spears se retira temporalmente como tutor de Britney y deja a cargo a Jodi Montgomery.

23 de julio de 2020:

El hermano de Britney, Bryan Spears confirma el deseo de la cantante que se levante la tutela. “Es muy frustrante tenerlo. Ya sea que alguien venga en paz para ayudar, que alguien te diga constantemente que hagas algo debe ser frustrante” escribe en Instagram.

5 de Febrero de 2021:

El New York Times publica un documental en la que se expone el caso de Britney Spears al completo. #FramingBritneySpears se convierte en tendencia en todas las plataformas sociales, a dos días del comienzo del juicio que analizará su tutoría. 

Written by Aglaia Berlutti
Aglaia Berlutti es abogada, fotógrafa y escritora, ha dedicado buena parte de su trabajo profesional en ambas disciplinas a la profundizar en la iconografía femenina, con especial énfasis en la mujer que crea y la divinidad femenina. Actualmente se desempeña como profesora de Autorretrato, fotografía en Film e historia de la fotografía en Venezuela en la Escuela Foto Arte, fotógrafa independiente y editora en la revista dedicada a la temática del horror Penumbria de México. Profile

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *