Jaqueable

Cómo concentrarnos al trabajar desde casa.

Te damos algunos consejos para no perder la concentración al trabajar desde casa, para ser más productivo y no sobrecargarte de stress.

Guillermo Amador Written by Guillermo Amador · 3 min read >

A medida que pasan los días en este ensayo global de cómo trabajar desde casa para sobrevivir una pandemia, la concentración de mucha gente ha disminuído. Si bien en abril solamente el 22% de los trabajadores tuvieron problemas para concentrarse, según la Society for Human Resuorce Management, esa cifra se ha incrementado por el medio ambiente que nos rodea: el aumento de los casos de COVID-19, elecciones en el mundo que te afectan o no directamente, preocupación por el futuro, la economía, y otros factores.
Nuestro nivel de desconcentración tiene que ver con la combinación del stress, el medio ambiente que nos rodea y las distracciones normales del día a día.

Pero no todo el mundo está desconcentrado, y hemos hablado antes de consejos para mejorar tu ambiente de home office, sea cuidando tu vista, mejorar las herramientas de trabajo que usas o presentarte algunas nuevas, y siempre llegamos a la conclusión de que la disciplina y tratar de conservar tu salud mental es importante para lograrlo. Por eso hoy te damos algunos sencillos consejos para mantenerte concentrado mientras trabajas desde casa.

-Tu sabes cuándo trabajas mejor. Algunas personas trabajan mejor en la mañana muy temprano, llenos de energía, recien bañados y luego de un buen café. Otros prefieren trabajar tarde en la noche, cuando nadie los puede interrumpir. En mi caso, hay cosas que hago mejor en la mañana (tareas mecánicas, montar una presentación, cosas que no requieren mucha reflexión), pero en la noche soy mejor en las tareas que requieren de mi creatividad: puede ser que lleve pensando en el problema a resolver algunos días, y que en ese momento en donde no tienes interrupciones puedes desarrollar ese dibujo, esa grabación, ese proyecto que quieres terminar de hacer. De nuevo, tu te conoces, distribuye tus horarios.

-Elimina las distracciones. Si, ¡se dice fácil! pero sabemos que no lo es. Trata de establecer horarios en los que no debes ser interrumpido, y que no te autosabotees revisando tus redes sociales, aplicaciones de mensajería, email personal, ni siquiera el email del trabajo. Recordemos que los emails son el To Do List que los demás tienen para ti, y si cada vez que recibes un email vas corriendo a contestar, vas a interrumpir el desenvolvimiento de lo que estás haciendo, probablemente para retomarlo en otro ánimo, quizá mejor, quizá peor…para que tomar ese riesgo. Si recibes un mensaje que no puedes dejar de leer o escuchar, no cierres la ventana en la que estás trabajando, anótalo en otra aplicación que esté a la vista o en una hoja de papel en tu escritorio. Y por supuesto ten tus dispositivos en silencio mientras estás tratando de escribir ese brief que te hace falta para terminar el proyecto, o montar esa presentación que ya está atrasada.

-No todas las metas tienen que ser anuales, ni los breaks vacaciones de una semana. Ponte metas, es importante. Pero no solo metas anuales, semestrales o trimestrales: metas diarias, metas semanales. Documenta lo que vas a hacer durante el día y la semana, además de las metas de largo plazo. Yo uso una mezcla de Asana y un cuaderno en donde anoto ideas, metas del día, cosas que no dió oportunidad de poner en Asana (y al final del día reviso e incluso las vuelco en Asana para que el resto del equipo esté al tanto y participe en la idea y luego en el proyecto).

Hay muchas técnicas para trabajar con distintos tipos de tareas, por ejemplo la técnica Pomodoro, que consiste en que establezcas una tarea que quieras realizar, pongas una alarma de 25 minutos y trabajes hasta que suene ese alarma. Allí tomas un descanso de 5 minutos (para hacer lo que quieras, revisar emails, escuchar música, ir a servirte un café o un té), luego vuelves a comenzar y luego de 4 ciclos iguales (25 minutos de trabajo y 5 minutos de descanso) te tomas un break de 15 o 30 minutos. Eso hasta que termines la tarea pendiente. 

Al final, tampoco es posible mantener la atención por horas en un mismo tema, ni es sano, así que planifica los breaks diarios, uses la técnica pomodoro o no (yo me tomo un té o un café a media mañana y uno a media tarde, para asegurarme de que estoy tomando un descanso).

-Por supuesto, cuídate. Come bien, mantente hidratado (no solo con café, me refiero al agua), duerme bien. A veces te cuesta dormir porque tienes pendientes, no te han enviado esa pieza que falta para terminar el brief, quieres resolver algún entuerto pendiente. Pues ten la disciplina de cerrar el cuaderno, minimizar Asana y poner el trabajo en pausa hasta que hayas descansado. Igual con tus horas de desayuno, almuerzo, cena. Si no te sientes bien, si no comiste bien, si no has dormido lo suficiente, no te vas a concentrar en un nivel óptimo, y a la larga es tu salud mental y física las que se van a ver afectadas. Busca tiempo para hacer ejercicio, caminar alrededor de tu casa (por el lado de afuera, claro está) cuenta. Vé al médico cuando lo necesites, pero también escucha música, busca un tiempo para ti y para relajarte, todas estas cosas nos van a ayudar a disminuír los niveles de stress, a concentrarnos más, trabajar y vivir mejor.

¿Tienes un método para concentrarte en tu home office? Me encantaría que lo compartieras conmigo.

Written by Guillermo Amador
Guillermo es Arquitecto, Marketero, Podcaster. También es Masterchef de su casa. En sus ratos libres...ah no, eso no tiene. Profile

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *